Para el Poder Judicial de la Federación el presidente Felipe Calderón cuando menos gana al año, dos millones y medio de pesos, netos. Se trata de una cifra que al menos desde la presidencia de la República no se había manejado, ni mucho menos difundido.

Cada que se hace un comparativo de sueldos se afirma que el presidente de la República gana al mes unos 146 mil 830 pesos netos. Porque esa es la cifra que aparece en el portal de transparencia de la presidencia de la República. Y esta, traducida al año, da un total, anual, de un millón 761 mil 960 pesos.

El problema con esa cantidad es que no contempla las prestaciones adicionales que percibe Calderón, como, por ejemplo, la gratificación de fin de año a la que tiene derecho, y la cual se fija “en los términos que prevea el decreto que para tal efecto emita el Ejecutivo”.

El Poder Judicial de la Federación sumó todas las percepciones del presidente de la República y el monto que obtuvo fue la cifra que les comentaba de dos millones y medio de pesos anuales, libres, como dirían, de polvo y paja.

Pero… ¿y por qué el Poder Judicial o para ser más precisos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Consejo de la Judicatura Federal y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, se dieron a la tarea de contar cada peso de los ingresos del presidente?

Pues nada más porque desde el 1 de enero pasado entró en vigor la reforma con base en la cual se estableció que ningún funcionario debe ganar más que el presidente de la República.

Y, bueno, para cumplir esta disposición, los ministros de la Corte, los consejeros de la Judicatura y los magistrados electorales, necesitaban saber cuánto era lo que realmente ganaba el presidente de la República.

Pero no para que ellos dejaran de ganar menos que el presidente, sino para determinar cuánto es lo que deberán ganar los nuevos ministros, consejeros y magistrados que lleguen a la Corte, al Consejo de la Judicatura y al Tribunal Electoral, en el futuro.

Sí. Porque en la reforma se estableció, como única excepción, que los integrantes del Poder Judicial y del IFE que hubieran sido nombrados antes de que entrara la reforma, el 1 de enero de 2010, serían los únicos funcionarios que podrían seguir ganando más que el presidente de la República.

Los funcionarios judiciales y del IFE que entren después de esta fecha tendrán que ajustarse a lo dispuesto en la reforma y ganar menos que el presidente de la República.

Y aunque en este año no sale ni entra ningún funcionario de la Corte, el Consejo o del Tribunal Electoral, el Poder Judicial fijó desde ahora cuáles serán los sueldos de los futuros ministros, consejeros y magistrados.

De acuerdo con sus cálculos –plasmados en los manuales de sueldos que difundieron en el Diario Oficial de la Federación-, por ejemplo, los dos nuevos ministros que ingresen a la Corte en diciembre de 2012, percibirían, cada uno, dos millones 573 mil 188 pesos.

Una cifra, que, para el Poder Judicial, es menor al último salario que cobrara Calderón durante cada uno de los tres años que le restan en la presidencia.

Carlos Avilés Allende. Periodista judicial.

Una versión más extensa de este post se publicó en el blog del periódico El Universal, Rostros de la justicia. Se reproduce aquí este fragmento con autorización del autor.

Te recomendamos: