junio 3, 2010

¿Qué son las Normas Oficiales Mexicanas (NOMs)?

Las normas oficiales mexicanas (NOMs) son disposiciones generales de tipo técnico expedidas por dependencias de la administración pública federal. Su objetivo es establecer reglas, especificaciones, directrices y características aplicables a un producto, proceso o servicio.

En este sentido, existe una enorme variedad de NOMs que establecen desde cuarentenas para evitar plagas en el algodón y reglas para el etiquetado de productos de perfumería y belleza preenvasados, hasta requisitos de eficiencia energética de refrigeradores y lineamientos para el derecho de paso entre los concesionarios ferroviarios.

El objeto de las NOMS es regular cuestiones de alta especificidad técnica para dar cumplimiento a las obligaciones establecidas en los reglamentos o en la ley. Su existencia práctica radica en que el presidente de la República no puede realizar personalmente todos los actos que permitan “proveer a la exacta observancia de las leyes en la esfera administrativa”, máxime cuando la regulación involucra cuestiones técnicas que pueden variar de manera constante y emergente. Esta dinámica requiere de una respuesta pronta que ni el Legislativo ni el Ejecutivo pueden dar siguiendo los procesos comunes de creación de leyes y reglamentos.

Como respuesta regulatoria, la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (1992) ha dotado a determinadas dependencias de la administración pública federal de facultades para emitir NOMs de carácter obligatorio y normas mexicanas (NMXs) de carácter voluntario. Un rasgo particular de estas normas es que introducen un esquema de participación y consulta de particulares que pertenezcan al sector que se regula o que resultan afectados por su expedición.

La naturaleza jurídica de las NOMs es también singular, ya que formalmente constituyen actos administrativos, pero materialmente son normas generales que reúnen las características de generalidad, abstracción y obligatoriedad. Por ello, a veces se cuestiona su práctica administrativa considerando que estas normas son en realidad reglamentos o leyes. De ahí que algunos autores consideren que las NOMs son inconstitucionales por constituir una indebida delegación de la facultad reglamentaria.

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha considerado que la expedición de normas oficiales mexicanas en el ámbito competencial de la dependencia federal involucrada “no resulta contraria a los principios de legalidad, reserva de ley y de subordinación que prevén los artículos 16, 49 y 73, fracción X, constitucionales, ni constituye una indebida delegación de facultades legislativas a favor de una autoridad administrativa.”[1] Sin embargo, la impugnación de las NOMs por vía jurisdiccional es posible tanto por vicios en su procedimiento de creación como por su inconstitucionalidad material, cuando su contenido excede su objeto. Por ejemplo, el principio de reserva de ley implica que las NOMs tengan prohibido limitar derechos y determinar sanciones por sí mismas. Es decir, únicamente pueden especificar obligaciones ya previstas en reglamento o ley.

A pesar de constituir una herramienta útil e incluso indispensable en el actuar de la Administración Pública, es posible reconocer que la proliferación indiscriminada y desordenada de NOMs en la política regulatoria puede vulnerar la certeza jurídica, uno de los objetivos más importantes del Estado. Los ciudadanos pueden perderse fácilmente en la sobreregulación en ciertas materias. Asimismo, muchas veces resulta conveniente y tentador para el Ejecutivo y la Administración Pública Federal “saltarse” el a veces engorroso procedimiento de creación para reglamentar una ley. Claramente, en ese caso particular ello no le quitaría el carácter inconstitucional a la indebida delegación de facultades.

Luz Helena Orozco y Villa. Licenciada en Derecho por el ITAM y Maestra en Derecho por la Universidad de Columbia.

Bibliografía:

Acosta Romero, Miguel, Compendio de Derecho Administrativo. Parte General, 2ª ed, Porrúa, México, 1998.

Huerta Ochoa, Carla, “Las Normas Oficiales Mexicanas en el ordenamiento jurídico mexicano,” Boletín Mexicano de Derecho Comparado, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas, Número 92, Sección de Artículos, 1998.

Nava Negrete Alfonso, Derecho administrativo Mexicano, México, Fondo de Cultura Económica, 1995.

Xopa, José Roldán, Derecho Administrativo, Oxford University Press, México, 2008.


[1] Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, México, SCJN, novena época, tesis 2ª. V/99, tomo IX, enero de 1999, p. 116.

Te recomendamos:

8 comentarios a “¿Qué son las Normas Oficiales Mexicanas (NOMs)?”


  1. EDUARDO

    me gustraia saber mas de las normas oficiales habra cursos o seminarios soy lic. en ciencias aduanales y coemrcio exterior felicidades por su comentraio sobre las normas oficiales


  2. PAMELA

    me gustaria ke en las normas pusieran mas cosas interesante

    ha y ke isieran las leyes pero nuevas para ke no sea tam aburrido soy estudiante de turismo


  3. JAIME

    Se nota que estudias turismo Pamela. Ahi te encargo la ortografía.


  4. LUCERO

    HAY JAIME MEJOR COMENTA ALGO DE PROVECHO SOBRE EL ARTICULO, SE NOTA QUE NO LO LEISTE… PFF

    MUY BUEN ARTICULO


  5. PEKE

    PERDÓN POR MI IGNORANCIA PERO YA ME CANSE DE BUSCAR LAS NOM´S ALGUIEN ME PODRIA DAR UN LINCK O UNA PAGINA DONDE ME DESCRIBAN TODAS LAS NOM´S DE PRINCIPIO A FIN PORFAVOR.

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>