A nivel federal y en el Distrito Federal, cada vez hay más intentos por configurar y modificar el régimen legal de la prostitución, tanto voluntaria como coactiva.[i] En abril de 2014, fue presentada una iniciativa para regular el ejercicio libre de la prostitución a nivel federal. En 2012 y 2013, fueron aprobados múltiples proyectos de ley de trata de personas y al menos un proyecto de reforma a esta ley.[ii] En la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, igualmente se han presentado iniciativas para regular la prostitución.[iii] La ley local de trata de personas entró en vigor apenas en marzo pasado.

¿Por qué es importante resucitar los proyectos que ya se quedaron en la congeladora y discutir los que están a punto de presentarse? La respuesta obvia es que la prostitución se asocia con problemas en materia de salud, igualdad, seguridad e integridad, tanto de las prostitutas como de los clientes y vecinos. La respuesta no tan obvia es que, detrás de las discusiones sobre prostitución, está el tema de quién define los derechos de quién.

prostituciónCiertos grupos feministas radicales y conservadores se oponen a la prostitución, por considerarla contraria a los derechos humanos o, más específicamente, a la dignidad humana. Ni hablar de un régimen de regulación. Miembros de ambos grupos sostienen que ejercer la prostitución es indigno: siempre es una violación de los derechos humanos. En San Pablo y Santo Tomás, por ejemplo, la prostitución sería indigna porque el hombre es alma y cuerpo, o al menos un cuerpo de Dios. La fornicación —definida por oposición al matrimonio— corrompe el cuerpo del hombre, alejando a éste de Dios. Por su parte, Kathleen Barry dice que, en un mundo de dominación masculina, cada interacción social deshumaniza. Las mujeres sólo pueden vivir la interacción sexual como opresión. La prostitución es la peor forma de deshumanización, porque normaliza esas interacciones.

Increíblemente, la prostitución y la pornografía pusieron de acuerdo a radicales y conservadores. Al invocar los derechos y la dignidad (de las mujeres), ambos grupos presuponen un orden. Las radicales contienden el orden social (la estructura patriarcal) y los conservadores defienden el orden moral (dado por Dios). Los órdenes que conciben feministas y conservadores establecen tipos y valores con los que se miden a los hombres y mujeres concretos, sus experiencias y sus percepciones. Estos órdenes establecen los significados válidos que las personas pueden dar a sus derechos. Cuando algunos individuos hablan de tener derecho a ejercer la prostitución, su interpretación de los derechos es negada. Barry es clara:

Aunque las mujeres y los hombre puedan experimentar el sexo como algo que no transgrede la dignidad y el respeto personal, sus experiencias no son sino externas y excepcionales dentro de la estructura del poder patriarcal. Y esas experiencias no excluyen la opresión que sufre la clase de las mujeres por la prostitución de la sexualidad (p.60)

El sujeto aislado es marginal en la configuración de los derechos. Los derechos no le pertenecen al titular, sino a Dios, a las mujeres como grupo o, mejor dicho, a los intérpretes de estas voces. No critico las posturas conservadora y radical por malas en sí, sino por dañinas e incongruentes.

Dañinas, porque quienes actualmente ejercen el trabajo sexual, lo hacen sin la protección del derecho. Sistemáticamente, se ha negado la protección que las prostitutas exigen como madres,[iv] hijas,[v] solicitantes de amparo,[vi] inculpadas,[vii] y como trabajadoras.[viii] Los argumentos conservadores y radicales no contribuyen al cambio de este status quo.

Incongruentes, porque los derechos constitucionales se estructuran como principios superiores a la ley; en estos, cada uno tiene que verse reflejado y construirse un espacio de protección individual. Tan es así que la Corte, cuando resuelve sobre derechos fundamentales, debe orientar su interpretación a favor del individuo y constituirlo a él como límite de las leyes.[ix] Los argumentos de radicales y conservadores tienen una pretensión de orden que, en mi opinión, contradice la teoría constitucional contemporánea. La teoría actual afirma que todos y cada uno tenemos derechos por ser humanos: yo diría, por nuestra capacidad de razonar, encontrarnos un lugar en el mundo y significar nuestros derechos. La pretensión de orden no reconoce interpretaciones particulares, porque no tolera divergencias ni relativismos. Lo preocupante es que se puede ocultar tras, y reforzarse en, un lenguaje de derechos.

Los legisladores que tienen las iniciativas sobre su escritorio deben discutir el tema y, al hablar de derechos, preguntar: ¿según quién?

Claudia Torres Patiño. Asistente de Investigación del Área de Derechos Sexuales y Reproductivos del CIDE. Estudió Derecho en el CIDE; actualmente, termina su tesis de licenciatura sobre trabajo sexual.

________________

[i] Distinguir entre prostitución coactiva y voluntaria es una toma de postura al interior del debate feminista sobre prostitución. Para mí, la prostitución es el género. La trata de personas (prostitución coactiva) y el trabajo sexual (prostitución voluntaria) son especies de ese género. Para una parte (radical) del femnismo, la prostitución nunca puede ser voluntaria. Para una introducción al debate, vid Maggie O’Neill, “Feminism(s) and Prostitution”, Prostitution and Feminism. Towards a Politics of Feelings (Maiden: Polity, 2001), 15- 31.

[ii] Ver Cámara De Diputados, Exposición de Motivos de la Iniciativa de Diversos Grupos Parlamentarios, Gaceta Parlamentaria No. 3321 (8 de agosto, 2011). Con estas iniciativas, el 14 de junio de 2012 fue promulgada la ley en material de víctimas de trata de personas vigente. Sobre la reforma a la ley de trata, vid Cámara De Diputados, Exposición de Motivos de la Iniciativa del Grupo Parlamentario Movimiento Ciudadano, Gaceta Parlamentaria No. 3648-III (20 de noviembre, 2012).

[iii] Vid “Proyecto de Ley que Regula el Sexoservicio en el Distrito Federal,” Gaceta Parlamentaria de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, No. 12 (21 de abril de 1997), 10. Vid también Ley que Regula el Sexoservicio en el Distrito Federal y deroga la fracción VII del artículo de la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal, arts. 7; 8; 12; 18; y 23. Vid “Ley que crea la Ley para la Regulación del Sexoservicio en el Distrito Federal”, Gaceta Parlamentaria de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, No. 103 (noviembre 31, 2013). Vid Iniciativa de Ley del Trabajo Sexual para el Distrito Federal, arts. 7; 9, 25, fracciones I, IV y V, Gaceta Parlamentaria de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, No. 11 (19 de octubre de 2004), 46.

[iv] Ver tesis de rubros “HIJOS HABIDOS FUERA DE MATRIMONIO MENORES DE CINCO AÑOS, CUSTODIA DE LOS (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE GUANAJUATO)” y “PATRIA POTESTAD, PERDIDA DE LA, EN CASO DE DIVORCIO (LEGISLACION DEL ESTADO DE MEXICO)”.

[v] Ver tesis de rubros “CORRUPCIÓN DE MENORES, DELITO DE (LEGISLACIÓN PENAL DEL ESTADO DE MICHOACÁN).” y “CORRUPCIÓN DE MENORES. PROSTITUTAS”.

[vi] Ver tesis de rubros “PROSTITUCIÓN, CASAS DE.”, “PROSTITUCIÓN, SUSPENSIÓN TRATÁNDOSE DE PROHIBIR EL EJERCICIO DE LA, EN DETERMINADAS ZONAS” y “PROSTITUCIÓN, IMPROCEDENCIA DE LA SUSPENSIÓN CONTRA LA RESTRICCIÓN DEL EJERCICIO DE LA.”.

[vii] Ver tesis de rubros “CONDENA CONDICIONAL. MODO HONESTO DE VIVIR. MERETRICES.”, “CONDENA CONDICIONAL. MODO HONESTO DE VIVIR.”, “CONDENA CONDICIONAL.”, “CONDENA CONDICIONAL, NEGATIVA (PROSTITUCIÓN).” y “PROSTITUCIÓN. SU EJERCICIO NO PUEDE CONSIDERARSE MODO HONESTO DE VIVIR PARA LOS EFECTOS DE LA CONDENA CONDICIONAL.”.

[viii] Ver tesis de rubros “PROSTITUCIÓN, REGLAMENTACIÓN DE LA.” y “VAGANCIA Y MALVIVENCIA.”.

[ix] Ver tesis de rubro “PRINCIPIO PRO PERSONA. CRITERIO DE SELECCIÓN DE LA NORMA DE DERECHO FUNDAMENTAL APLICABLE.”

Te recomendamos: