Hay tres clases de mentiras: La mentira,

 la maldita mentira y las estadísticas.

Atribuida a Mark Twain 

¡Es falso de toda falsedad!

Atribuible a muchos

 

No es falso que sea mentira

Hace casi un par de décadas, era frecuentemente transmitido por la televisión un comercial en el que un joven se aplica un par de atomizaciones de un desodorante que resulta tan atractivo para las chicas, que éstas empiezan a seguirlo, dejando a una pequeña ciudad vacía de mujeres. La reminiscencia de este anuncio a la fábula del Flautista de Hamelín, dio origen a una muy extensa batería publicitaria que pregona las virtudes del “Efecto AXE”.

Axe2En octubre de 2009 comenzó a circular una especie noticiosa proveniente de Nueva Delhi, India, que daba cuenta de un hombre que, incapaz de conquistar mujeres, a pesar de haber utilizado la conspicua gama de productos AXE durante más de siete años, demandó al desodorante, por distintos inconvenientes, incluyendo, claro, el de “sufrimiento mental”. Así, la noticia “¡EXTRA!, ¡EXTRA!, ¡¡HOMBRE DEMANDA A AXE POR NO CONQUISTAR MUJERES!!”, resultó muy atractiva para cientos de medios informativos que la replicaron, y para decenas de millones de transeúntes en varias partes del mundo que interrumpían sus andares para mirar boquiabiertos los encabezados en puestos de periódicos, ciertamente seducidos por esta gema jurídica de incalculable valor.

Pero todo resultó ser un invento. Jamás ocurrió. Resultó ser obra de Faking News, un sitio de noticias satíricas creado en 2009 por Rahul Roushan, y que, al igual que The Onion, nutre a sus lectores con noticias satíricas. Entre los plumíferos atinadamente dirigidos por Roushan está Pagal Patrakar, autor del célebre artículo Unable to attract even a single girl, frustrated man sues Axe

En el artículo —que fue dado como cierto por diarios de todo el mundo—, Patrakal abundaba en detalles del caso. El demandante, de 26 años, se llamaba Vaibhav Bedi, quien anexó a su demanda varios frascos a medio utilizar de aerosoles, roll-ons, antitranspirantes, aftershaves, gel para el pelo, champú, cremas corporales, y otras cosas que religiosamente había utilizado durante 7 años, sin haber logrado que ninguna mujer lo buscara. En una declaración de banqueta, Vaibhav Bedi, resumía su desesperación declarando: “Where the fuck is the Axe effect?”

Por su parte, la empresa demandada se había abstenido de hacer declaraciones oficiales al respecto, pero, llegado el caso, estaba dispuesta a argumentar que Vaibhav era irremediablemente poco atractivo, poco inteligente, y que no reunía los requisitos mínimos para que el “Efecto AXE” tuviera lugar.

Hoaxes jurídicos

Un hoax (engaño, mentira, patraña, falacia, quimera), normalmente suele anunciar eventos escandalosos con poderosa fuerza gravitatoria para lectores desprevenidos. Así, proliferan hoaxes sobre virus informáticos invencibles, personas enfermas que necesitan trasplantes, el inminente cierre de Hotmail, la foto que muestra el cadáver de Osama Bin Laden, y el (imposible) gran día en el que Marte se verá tan grande como la Luna, entre otros.

Entre los hoaxes relacionados con el ámbito jurídico, destaca uno originado en China, del que dieron cuenta varias agencias: ¡EXTRA!, ¡EXTRA!, ¡¡UNA MUJER DEBE INDEMNIZAR A SU EX MARIDO PORQUE SUS HIJOS NO HEREDARON SU BELLEZA!!

La noticia daba cuenta de un residente del norte de China, que afirmó que su entonces esposa lo había engañado al someterse (antes de conocer a su marido) a cirugías estéticas para mejorar su aspecto. “Me casé con ella por amor pero en cuanto nació nuestra primera hija, apareció un problema. Es tan fea que me asustó”, explicó el señor Feng, quien argumentando que, toda vez que su hija no se parecía a él, acusó a su esposa de infidelidad. Fue entonces cuando ella admitió haber recurrido a operaciones plásticas antes de conocerlo. Feng se divorció de su mujer e interpuso la demanda que un tribunal satisfizo. En la red circulan reportajes que muestran fotografías de la mujer antes y después de la operación, y la foto familiar que muestra a tres niños que en muy poco se parecen a sus padres. El hoax remata afirmando que el señor Feng recibió una indemnización superior a 120 mil dólares.

Otros hoaxes jurídicos son provistos generosamente por The Onion. Algunos destacados son:

  • SUPREME COURT RULES SUPREME COURT RULES
  • SUPREME COURT ON GAY MARRIAGE: ‘SURE, WHO CARES

Pero el hoax más curioso data de septiembre de 2005, cuando falleció William Rehnquist, Chief Justice de la Suprema Corte de Estados Unidos. Fue entonces que el rotativo dio la exclusiva:

The Onion daba cuenta de que en la rueda de prensa correspondiente, el entonces presidente George W. Bush declaró que el embrión postulado, durante sus 72 días de vida intrauterina, había demostrado un profundo compromiso con los principios fundamentales de la Constitución y que, en caso de ser confirmado por el Congreso, se trataría del primer Justice prenatal. Asimismo, se destacó que, a pesar de su relativa falta de experiencia en el ámbito jurisdiccional, expertos consultados consideran que tiene muy amplias posibilidades de ser confirmado por el Senado. Y con ello, el presidente Bush podría garantizar su legado político, al menos hasta el año 2089.

El Everest de los hoaxes jurídicos

El hoax que transitoriamente nos provocó desprendimiento del maxilar inferior tuvo lugar en Brasil, y llevaba por encabezado:

  • ¡MUJER GANA EN LA JUSTICIA EL DERECHO A MASTURBARSE EN EL TRABAJO!

Este petardo fue publicado en abril de 2011 por Regiao Noroeste, y relataba la peculiar afección de una mujer de 36 años que padecía “compulsión orgásmica”, fruto de una alteración química en su corteza cerebral. Tras una batalla legal de 2 años, la chica obtuvo el reconocimiento del Ministerio del Trabajo para poder desahogarse en horarios laborales, con los intervalos correspondientes (los turnos se fijaron en 2 horas de trabajo institucional, por 15 minutos para atender las compulsiones). Por su parte, el doctor Antonino Jurenski, Juez Laboral en Vila Velha concedió a la mujer el derecho a utilizar la computadora de la oficina para ver las imágenes eróticas necesarias para mitigar su ansiedad.

Poco después, Trimilikis no pudo elegir un título más elocuente para desenmascarar la falsedad de la noticia: “LA FALSA MASTURBADORA DE VILA VELHA”. Se descubrió así que la notica de marras era, claro, un hoax, y no se tuvo empacho en aclarar que:

  • PRIMERO.- No existe disposición legal alguna para atender esa clase de trastorno.
  • SEGUNDO.- No existe ningún Juzgado del Trabajo en Vila Velha.
  • TERCERO.- Por cierto, tampoco existe ningún juez Jurenski, y
  • CUARTO.- Sería absurdo que un juez laboral incurriese en tal abuso de poder e inconstitucionalidad.

Post Scriptum. Este no es un hoax

El éxito de un hoax estriba en ser dado por cierto por un número importante de lectores (a estas alturas, dos es ya un número importante) durante un tiempo más o menos prolongado (en la misma vertiente, tres o cuatro minutos bastan). Un hoax también puede ser una bengala de alerta frente a la pomposidad y la arrogancia. Tal vez eso también estuvo entre las motivaciones de Alan Sokal y Jean Bricmont, autores del célebre artículo paródico intitulado Transgredir las fronteras: hacía una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica, y que fue publicado con candidez por Social Text.

Y así como hay hoaxes que pueden pasar por verdaderos, también hay noticias verdaderas que podrían pasar por hoaxes genuinos, como la que detuvo nuestro vertiginoso andar frente al puesto de periódicos, dejándonos nuevamente patidifusos y obligados a ver con detalle el contenido de las ocho columnas de ABC News:

  • ¡EXTRA! UN HOMBRE DEBE PAGAR 750 MIL DÓLARES A OTRO POR SEDUCIR A SU MUJER.

Así, un empresario de Mississippi fue condenado por un tribunal estatal a pagar 750,000 dólares por concepto de indemnización al marido de la mujer con quien sostenía un romance. De acuerdo con una norma aún vigente en estados como Hawái, Illinois, Nuevo Mexico, Carolina del Norte, Dakota del Sur, Utah y Mississippi (que contiene la ominosa disposición que considera a la mujer como una propiedad)la “pérdida afectiva” infligida a un marido por un nuevo seductor debe ser compensada en efectivo. Johnny y Sandra se habían casado en 1993. En 1997 Sandra empezó a trabajar para Jerry Fitch, un neomagnate del ramo petrolero. Dos años más tarde Sandra tuvo un bebé, que resultó ser de Jerry, y no de Johnny, quien presentó una demanda en contra del empresario que le había “robado” a su esposa.

Aparentemente, esta historia no es un hoax.

Alejandro Anaya Huertas. Licenciado en Derecho (UNAM); Maestro y Doctor en Administración Pública (INAP). Elabora el “Reporte sobre la Magistratura en el Mundo”; conduce el programa de televisión “Cine Debate”.

Te recomendamos: