abacoEl los próximos días, la Suprema Corte iniciará el análisis de la acción de inconstitucionalidad 41/2013 promovida por la Comisión de Derechos Humanos del estado de Tlaxcala. El meollo de este asunto es que en el Código Penal del estado de Tlaxcala se señalaba que el aborto no sería punible si: 1) el embarazo había sido producto de una inseminación artificial no consentida y 2) si producto presentaba malformaciones las cuales, aun llevando el embarazo a término, no ofrecerían posibilidad alguna de sobrevivencia. Sin embargo, el 5 de diciembre de 2013, el Congreso de Tlaxcala tuvo a bien eliminar dichas excluyentes de punibilidad. Es decir, bajo el entendimiento de ese Congreso, si una mujer es inseminada en contra de su consentimiento y aborta, debe ser enjuiciada como criminal. Asimismo, si una mujer se encuentra en estado de gravidez con un producto con malformaciones genéticas que, a juicio médico, no tiene posibilidades de sobrevivir, pues también debe enjuiciarse a la mujer.

Pues bien, para fortuna de las tlaxcaltecas y enojo de sus legisladores, la Comisión de Derechos Humanos de dicho estado presentó una acción de inconstitucionalidad con el objeto de denunciar dicha reforma legislativa. En breve, a juicio de esta Comisión, esa reforma atenta contra los derechos de las mujeres y va en contra del principio de progresividad de los derechos humanos.

Así, en los próximos días, los ministros de la Suprema Corte decidirán el futuro de los derechos de las mujeres tlaxcaltecas en este rubro menor. Por ello, va la pena recorrer lo señalado por la Corte y por cada uno de sus integrantes en este peliagudo tema que pone en juego el corazón mismo de la autonomía de las mujeres. Veamos.

En 2008, la Suprema Corte avaló una reforma del Distrito Federal que preveía la posibilidad de interrumpir el embarazo hasta antes de la semana doce de embarazo (acción de inconstitucionalidad 146/2007). En aquella ocasión fueron 8 ministros quienes abanderaron dicha causa, contra tres ministros que votaron en contra.

En 2011, la Corte revisó la constitucionalidad de la Constitución de Baja California Sur (acción de inconstitucionalidad 11/2009), cuando al Congreso de dicha entidad se le ocurrió proteger la vida en su texto constitucional desde la concepción, con el claro objetivo de reforzar la postura antiaborto en dicha entidad y en respuesta al fallo de 2008 de la Corte. En la decisión de 2011, la Corte necesitaba 8 votos en contra de dicha reforma constitucional para señalar que proteger la vida desde la concepción era contrario a la Constitución federal. Sin embargo, sólo 7 ministros señalaron que era inválido, otros 4 se inclinaron por su validez. En consecuencia, y debido a las reglas procesales de la figura acción de inconstitucionalidad, al sólo alcanzarse la votación de 7 y no de 8 ministros en contra de dicha reforma constitucional, la norma constitucional que protege la vida desde la concepción en Baja California quedó válida y vigente.

Ahora bien, en 2015 el asunto vuelve a tocar las puertas de la Suprema Corte. Pero, ¿qué dirá la Corte? ¿Quiénes la integran ahora? ¿Cómo votaran los nuevos ministros?

La posición ideológica de los ministros respecto al aborto en 2008

En 2008, la decisión de la Suprema Corte respecto la acción de inconstitucionalidad 146/2007, se configuró de la siguiente manera:

Ministro Posición en relación al aborto
José Ramón Cossío A favor
Margarita Luna A favor (sólo por cuestiones procedimentales)
José Fernando Franco A favor
Genaro David Góngora A favor
De Jesús Gudiño Pelayo A favor
Valls Hernández A favor
Sánchez Cordero A favor
Juan Silva Meza A favor
Guillermo Ortiz Mayagoitia En contra
Aguirre Anguiano En contra
Mariano Azuela Güitrón En contra

La posición ideológica de la Corte en 2011

En 2011, la Corte se pronunció respecto a la inclusión del derecho a la vida desde la concepción en la Constitución de Baja California (acción de inconstitucionalidad 11/2009). Para dicho año la conformación de la Corte había cambiado: el ministro Gudiño había fallecido, siendo sustituido por el ministro Pardo (de visión más conservadora); el ministro Azuela había concluido su cargo y sustituido por el ministro Aguilar (de visión más liberal); de igual manera el ministro Góngora fue sustituido por el Ministro Zaldívar (ambos liberales). En suma, la Corte parecía tener un balance. Sin embargo, en la votación de la acción de inconstitucionalidad de 2011 no se reflejó dicho balance. Pues, al final se reconoció la validez de las reformas constitucionales que protegían el derecho a la vida desde la concepción, obstaculizando en varios sentidos cualquier legislación que buscase crear espacios de libertad para interrumpir el embarazo.

En dicha resolución, el voto decisivo lo tuvo la ministra Luna. Pues, su cambio de criterio, que en principio fue a favor del aborto por cuestiones procedimentales y, posteriormente, fue ideológicamente más conservador al defender la validez de la protección de la vida desde la concepción, fue la clave para decidir esta última acción de inconstitucionalidad. No descarto, por supuesto, la importancia de los votos de los demás ministros, sólo señalo que quien pareció moverse ideológicamente de un plano liberal procedimental a uno conservador fue Luna Ramos. Pues, en comparación con 2008, en 2011 la Corte mantenía el mismo balance: el ministro Gudiño (liberal) fue sustituido por un ministro conservador (Pardo), y el ministro Azuela (conservador) por uno liberal (Aguilar) y el ministro Zaldívar entró a sustituir al ministro Góngora, ambos con una aproximación liberal de la Constitución. Es decir, aunque parecía existir un equilibrio que permitía replicar el resultado de 2008, el viraje de la ministra Luna fue decisivo. Aquí un cuadro con la decisión de la acción de inconstitucionalidad 11/2009:

Ministros Posición respecto al aborto
José Ramón Cossío A favor
Margarita Luna En contra
José Fernando Franco A favor
Arturo Zaldívar (que sustituyó a Góngora) A favor
Jorge Mario Pardo (que sustituyó a Gudiño) En contra
Valls Hernández A favor
Sánchez Cordero A favor
Juan Silva Meza A favor
Guillermo Ortiz Mayagoitia En contra
Aguirre Anguiano En contra
Luis María Aguilar (que sustituyó a Azuela) A favor

Como se observa, los ministros Cossío, Franco, Valls, Cordero y Meza mantuvieron la misma posición a favor de la protección de las mujeres, mientras que los ministros Anguiano y Mayagoitia no se movieron de su posición conservadora. Los nuevos ministros Zaldívar y Luis María Aguilar se pronunciaron en un sentido liberal a favor de declarar la invalidez de la protección de la vida desde la concepción establecida en la Constitución de Baja California y el ministro Pardo voto de manera más conservadora en el sentido de señalar la validez de la citada reforma. La ministra Luna fue quien cambió el sentido de su votación.

La posición ideológica de la Cortea actual

La Suprema Corte de Justicia, no obstante, ha vuelto a cambiar su integración: los ministros Anguiano, Mayagoitia y Valls han sido sustituidos por los ministros Ortiz-Mena, Pérez Dayán y Medina Mora. Si bien, los ministros Anguiano y Mayagoitia se caracterizaron por ser conservadores, no podemos asegurar que sus sucesores necesariamente lo vayan a ser. En cuanto al sucesor de Valls, el ahora ministro Medina Mora, los criterios pronunciados por éste como Procurador General de la República no apuntan a que vaya asumir una posición liberal en este caso que se resolverá en los siguientes días. Por ello, se puede estimar que la votación de la Suprema Corte, al resolver esta acción de inconstitucionalidad de Tlaxcala, sea la siguiente:

Ministros

Posición respecto del aborto
José Ramón Cossío A favor
Margarita Luna En contra
José Fernando Franco A favor
Arturo Zaldívar A favor
Jorge Mario Pardo En contra
Medina Mora (que sustituyó a Valls) En contra
Sánchez Cordero A favor
Juan Silva Meza A favor
Pérez Dayán (que sustituyó a Mayagoitia) ¿?
Ortiz Mena (que sustituyó a Anguiano) A favor.
Luis María Aguilar A favor

De mantener sus posiciones ideológicas en el mismo sentido, se espera que los ministros Cossío, Franco, Zaldívar, Cordero, Meza y Aguilar voten a favor de la despenalización del aborto por malformaciones genéticas e inseminación artificial no consentida y, por tanto, en contra de la modificación legislativa del Código Penal de Tlaxcala. Asimismo, se espera que tanto la ministra Luna como el ministro Medina Mora voten a favor de la penalización en los casos de aborto citados. Del ministro Ortiz Mena, dado sus pronunciamientos progresistas desde su nombramiento sería posible apuntar que se pronunciará en contra de la reforma de Tlaxcala y a favor de una interpretación protectora de los derechos de las mujeres.

Ahora bien, si es cierto este escenario arriba descrito, habrá que poner especial atención al ministro Pérez Dayán en tanto que pareciera no haber fijado una posición ideológica clara frente al tema, ya sea liberal o conservadora. Pues el futuro de los derechos de las mujeres de Tlaxcala pareciese que depende de este voto clave.

Luis Enrique Rosas. Licenciado en Derecho por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Te recomendamos: