El sismo acaecido el martes pasado, principalmente en lo que respecta a ciudad de México, ha implicado un contexto económico, social, cultural y jurídico con diferencias sustanciales respecto al ocurrido en el año de 1985. En principio, hemos desarrollado normas relativas a la planeación y desarrollo urbano, a la protección ambiental y a la construcción, completamente distintas a las que teníamos hace treinta y dos años. Hoy en día, es posible proceder penalmente en contra de una empresa constructora que no respete las normas técnicas de construcción y, con ello, genere consecuencias fatales.

En lo que respecta al juicio de amparo, previsto en los artículos 103 y 107 de nuestra Constitución, como se sabe, es el máximo mecanismo de control constitucional existente en el país. Su relevancia en distintos asuntos jurídicos no ha sido la excepción, transitando desde la ovación hasta el descredito por ignorancia constitucional.1

Ahora bien, desde 1985 hemos tenido dos leyes de amparo: la que se encontraba vigente desde 1936 y la expedida apenas en el 2013 (la cual reflejó aspectos relativos a la reforma constitucional del 2011). Esta transición se ha encaminado en una protección más amplia y sofisticada de los derechos fundamentales. En este contexto, tras el último sismo ocurrido ciudad de México, todos los sectores de la sociedad se han movilizado para mitigar los estragos del fenómeno natural y aportar desde la trinchera de cada profesión la ayuda que sea necesaria.

No obstante que después del temblor buena parte de la sociedad civil se enfocó en las labores de rescate y asistencia, esto no significa que estemos exentos de actuación ineficaz de la autoridad. De ahí que en redes sociales empezaron a circular una enorme cantidad de rumores y señalamientos que implicaban serias omisiones por parte de las autoridades. En este sentido, uno de los videos que se volvió viral fue el de una persona que protestaba porque su madre se encontraba atrapada en un edificio de la calle Enrique Rebsamen y las autoridades pretendían utilizar maquinaria pesada para intervenir tal edificio –lo cual ponía en grave peligro a su madre-.

En respuesta, un integrante de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) optó por interponer un amparo a beneficio de la persona que se encontraba atrapada, con el fin de que se ordenara a la autoridad administrativa, encargada de labor, actuara de manera razonable buscando privilegiar la vida de esta persona atrapada en el lugar.2

Este asunto, fue turnado al Juzgado Decimoprimero de Distrito en Materia Administrativa del Primer Circuito, con sede en ciudad de México. De inmediato, se concedió la suspensión provisional; sin embargo, este fue el punto de quiebre entre el propósito del mismo y los efectos que materialmente tuvo en la labor de búsqueda.

De acuerdo con los subrayados compartidos por la CMDPDH, el Juez señaló lo siguiente dentro de la resolución donde concedía suspensión:

Tomando en consideración que no se cuenta con elementos que permitan determinar que el uso de maquinaria pone en riesgo la vida de la persona que probablemente se encuentra atrapada, correspondiendo a las propias autoridades de Protección Civil determinar lo relativo, con fundamento en los artículos 125 y 126 de la Ley de Amparo y debido a que existe la probabilidad de pérdida de la vida, se concede la suspensión de plano para el efecto de que las autoridades de Protección Civil realicen las acciones necesarias que determinen si es factible o no el uso de maquinaria para el retiro de los escombros en la zona afectada, quedando bajo su más estricta responsabilidad el análisis respectivo, atendiendo a las circunstancias del caso, por ser la autoridad competente y contar con los conocimientos en la materia, debiendo, en todo momento, optar por preservar la vida de las personas que pudieran encontrarse entre los restos del inmueble de que se trata, situación de que deberán informar de manera inmediata a este órgano jurisdiccional.

Medida cautelar que se hace extensiva a las autoridades responsables restantes o cualquier autoridad que haya ordenado, ejecutado o pretenda ejecutar los actos reclamados.

Una lectura fácil de este resolución se reduce a decirle a la autoridad: no voy a ordenarte que suspendas las labores que realizas en dicho lugar, pero si te voy a ordenar que lo realices razonablemente, por lo que debes privilegiar la vida de las personas que se puedan encontrar dentro del lugar al momento de que optes por realizar alguna acción dentro de dicho inmueble.

Hasta aquí, parecería una buena resolución, dictada en un momento muy oportuno, con el fin de ordenarle a la autoridad que hiciera lo que es lógico. No obstante, horas más tarde, las autoridades le informaron a la persona, que esperaba que continuasen las labores de rescate de su mamá, que eso no era posible porque un amparo se los había prohibido. Ante esto, esta persona subió un nuevo video a redes sociales con el fin de que se buscara a la persona que lo promovió para que se desistiera del mismo, ya que “había entorpecido” las labores de búsqueda. Ante ello, una recibido el mensaje, esta persona acató la petición y se desistió del dichoso amparo.3 Lo anterior es un nítido reflejo de nuestra falta de cultura no solo constitucional, sino jurídica en general.

Bien a bien, no se tiene conocimiento de quién o quiénes fueron las personas que interpretaron de esta manera la resolución emitida por el juzgado de distrito; sin embargo, quien haya sido sin duda carece un conocimiento jurídico mínimo. Pues, por lo menos, debió de haberse preguntado si era lógico que un juez prohibiera realizar labores de rescate en el contexto que nos encontramos. Por ello, solo queda reflexionar respecto la ignorancia o dolo con la que actuó la autoridad a la que se le notificó dicha resolución; al detener ventajosamente la obra sin que el juez hubiese ordenado estrictamente eso. Vale mencionar que en los multifamiliares de Tlalpan y Taxqueña aconteció una situación similar: las autoridades ya no querían continuar con las tareas de rescate; sin embargo, los vecinos también recurrieron al juicio de amparo con el fin de que se continuara con la búsqueda de posibles sobrevivientes.4

De tal manera que la autoridad no puede argüir que un amparo puede llegar a afectar una vida. No es un mecanismo de privación de la vida ni de obstrucción de labores de búsqueda; más bien, es instrumento idóneo para obligar a una autoridad a que haga lo que le corresponde: extender las tareas de rescate de una persona. Lo cierto, sin embargo, es que el poco conocimiento jurídico, en una situación crítica, generó una gran calumnia en contra de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), quienes han realizado una gran labor en este rubro durante los últimos años.

Joseph Irwing Olid Aranda. Pasante de la Licenciatura en Derecho por la Universidad de Guadalajara. Coautor del libro “Juicio de Amparo. Introducción a la Justicia Constitucional”. Auxiliar de defensor en el Sistema Penal Acusatorio. Profesor Adjunto en la materia de Derecho Procesal Penal.


1 Uno de los casos de reflejan plena ignorancia sobre nuestros mecanismos jurídicos, es respecto del caso de Florence Cassez, en donde la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación la libera a partir de una violación sistemática a sus derechos fundamentales en el proceso seguido en su contra. Criticando, la resolución, pese a no conocer la sentencia de la Corte. Cfr. Carbonell, M.; El caso Florence Cassez 10 años después. México: El Universal, 08 de Diciembre del 2015. Consultable en: http://eluni.mx/2xBTc4b

2 Cfr. Tuit de la cuenta oficial de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) en Twitter. Consultable en: http://bit.ly/2wK84xZ

3 Lastiri, D.; Buscan amparo para continuar rescate, autoridad mal interpreta suspensión. México: El Universal, 23 de septiembre del 2017. Consultable en: http://eluni.mx/2yxC1Pj

4 Díaz Murrieta, J. C.; Suspenden rescate en Taxqueña y Tlalpan hasta nuevo aviso. México: Noticieros Televisa, 23 de septiembre del 2017. Consultable en: http://bit.ly/2wcKpC3