Uno de los temas menos atractivos en este proceso electoral, pero de enorme relevancia para la construcción democrática del país, es la visión de los candidatos a la presidencia dela Repúblicarespecto la justicia constitucional.

Su importancia reside en que el próximo presidente a lo largo de su sexenio nombrará al menos a cuatro ministros –los sustitutos de Juan Silva Meza, Olga Sánchez Cordero, José Ramón Cossío y Margarita Luna Ramos-. Número que puede ascender a seis, si se demora el proceso de sustitución de los ministros Sergio Aguirre Anguiano y Guillermo Ortiz Mayagoitia cuyo periodo concluye el 30 de noviembre de este año. El mismo día que finaliza la gestión del presidente Calderón. Esto significa que el siguiente presidente podrá impulsar a cuatro –o, en su caso, a seis ministros- que permanecerían en este cargo durante quince años; lo que le permitirá influir de manera significativa en la configuración de nuestro tribunal constitucional y, en este sentido, en la forma como se resolverán un amplio abanico de temas de enorme impacto en la sociedad.

Asimismo, al conocer la visión y puntos de vista de los candidatos respecto la justicia constitucional nos permite tener una idea de cómo el Ejecutivo federal desarrollará su relación con los otros poderes y órdenes de gobierno y cuál es el nivel del compromiso que tiene con hacer de la Constitución, sobre todo de los derechos fundamentales, una realidad.

En este sentido, este blog con el ánimo de elevar la discusión de este tema ha convocado a varios de sus colaboradores habituales* para formular seis preguntas relacionadas con la justicia constitucional. Sus respuestas no sólo servirían para conocer más a fondo las propuestas de los candidatos, sino también para que en su momento sirvan como punto de referencia para futuros ejercicios de escrutinio. Las preguntas han sido enviadas ya a los cuatro candidatos a la presidencia de la República. En su caso, sus respuestas se publicarán y difundirán en este mismo espacio.

  1. ¿Cuál será el perfil de las personas que impulsará como candidatos al cargo de ministro de la Suprema Corte? ¿Se trataría abogados de carrera judicial, litigantes, académicos? ¿Se inclinará por miembros de grupos vulnerables o minoritarios (mujeres, indígenas, personas con discapacidad, alguien de la población LGTB, etc.)? ¿Qué tipo de visión constitucional busca en un ministro de la Corte? En particular, en relación a su propio rol como juez: ¿administra justicia, resuelve conflictos, se limita a reforzar las formas jurídicas? Al hacerlo, ¿debe siempre y exclusivamente quedarse en la letra de la Constitución?
  1. En los últimos años, los presidentes de la República han impulsado la candidatura de varios abogados como ministros, pero en ninguna ocasión han justificado ante la opinión pública las razones de por qué se han inclinado por esas personas. En este sentido, ¿usted considera que el ejecutivo federal debe justificar ante la opinión pública los nombres que integran la terna propuesta ante el Senado? ¿Por qué? En caso de asumir la presidencia de la República, ¿usted se compromete a hacer públicas en su momento las razones por las que impulsaría a ciertos abogados como ministros de la Corte?
  1. ¿Cuál es su visión del papel que debe desempeñar la Suprema Corte en la dinámica democrática de nuestro país? ¿Qué relación y qué relevancia tendrá la Suprema Corte durante su presidencia?  ¿Cómo piensa proyectar su relación con el poder judicial? A lo largo de su gestión, el presidente Calderón ha sido muy crítico de los jueces por considerar que su manera de resolver los casos que conocen es demasiada formalista. ¿Está de acuerdo con esta crítica? ¿Por qué?
  1. ¿Considera que las sentencias de los tribunales internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), cuya jurisdicción ha sido aceptada por el Estado mexicano previamente, son obligatorias para las instituciones del país? En su opinión, ¿el Estado mexicano ha cumplido de manera satisfactoria la sentencia Radilla emitida por la CoIDH que, entre otras cosas, exige eliminar el fuero militar? ¿Cuál serían las acciones que implementaría para cumplir con éstas y otras sentencias que han condenado al Estado mexicano por violaciones de derechos humanos?
  1.  En el verano del año 2011, se aprobaron dos reformas constitucionales de enorme relevancia respecto la justicia constitucional en materia de derechos humanos y juicio de amparo. Al día de hoy, el Congreso no ha legislado las leyes secundarias que aterrizarían estas reformas y de las cuales depende su viabilidad. Por ejemplo, no se ha legislado una nueva ley de amparo. En su caso, como titular del Estado mexicano, ¿cuál sería su estrategia pare remediar esta omisión por parte del legislativo y, respetando la división de poderes, impulsar el diseño y aprobación de más de quince leyes secundarias que se exigen a partir del mencionado par de reformas constitucionales?
  1. ¿Considera necesario impulsar un proceso constituyente que dé como resultado una nueva Constitución? En su opinión, ¿del que tengamos un nuevo texto constitucional depende que logremos que ésta funcione y se aplique de manera efectiva? ¿Por qué?

 

Saúl López Noriega (Twitter: @slopeznoriega). Editor On-line Blog El Juego de la Suprema Corte


* Geraldina Gonzalez de la Vega, Esteban Illades, Regina Larrea Maccise y Estefanía Vela.

Leer completo