Al inicio de la administración del presidente Trump, se difundieron diversas imágenes relativas a la situación en la que se encontraban niñas, niños, mujeres y hombres migrantes en Estados Unidos. Ante ellas, hubo gran indignación. Medios locales y extranjeros, advirtieron sobre la violación de derechos humanos al dar a conocer que estas personas se encontraban en jaulas, dormían en el piso, con tan solo una cobija, etcétera. ¿Qué pasa, sin embargo, con las personas que se encuentran en situación de migrantes en nuestro país?

En nuestro país, diversas organizaciones de la sociedad civil han unido esfuerzos para apoyar a los migrantes que ingresan por el sur de nuestro país. De tal manera que les proveen alimentos, ropa e, incluso, asesoría   de tipo legal y psicológica. En días recientes, no obstante, estas mismas organizaciones denunciaron que no se les permitía el acceso a las estaciones migratorias. En respuesta, expertos como Santiago Corcuera, ex presidente del comité contra la desaparición forzada de las Naciones Unidas, señaló lo siguiente: “¿En qué situación o qué trato se estará dando a los migrantes [en las estaciones migratorias] que no quieren que veamos?”1

En este contexto, la pregunta es ¿qué podemos hacer por los derechos humanos de los migrantes? En México, como se sabe, uno de los medios de defensa de los derechos humanos con el que contamos, no sólo los mexicanos, sino todas las personas que se encuentren en nuestro país,2 es el juicio de amparo.

Ilustración: Víctor Solís

La situación precaria de los migrantes que desconocen nuestras leyes, que carecen de recursos económicos y de relaciones, propicia que haya muy pocos criterios por parte de los tribunales mexicanos respecto el tema migratorio. Pero eso no significa que no haya ningún. Uno de ellos, es el caso de “Juan Salvador”,3 que salió huyendo de su país, El Salvador, por temor de ser perseguido, y que ingresó a territorio mexicano. Al ingresar, solicitó la condición de refugiado y, por tal motivo, se encontraba a disposición del Instituto Nacional de Migración (INM) en alojamiento temporal en una estación migratoria.

Ahora bien, dentro del procedimiento migratorio, presentó una solicitud para que se le expidiera el oficio de salida de la estación migratoria con la finalidad de regularizar su situación migratoria y obtener del INM la condición de estancia en el territorio nacional por razones humanitarias, así como una tarjeta de visitante por razones humanitarias. La cual fue negada. Ante tal negativa promovió juicio de amparo indirecto en el que, entre otras cosas, solicitó la suspensión del acto reclamado a fin de que fuera puesto en libertad y continuar con su procedimiento administrativo migratorio fuera de la estación migratoria, pues, para entonces, ya llevaba ocho meses recluido.

En la resolución dictada en el incidente de suspensión, dentro del juicio de amparo indirecto, se concedió la medida cautelar, es decir, la posibilidad de finalizar con el alojamiento temporal. No obstante, ello se hizo de conformidad con una figura jurídica denominada “custodia” contemplada en la Ley de Migración, señalando como requisitos para su eficacia que el consulado de su país aceptara que dicha persona se pusiera a su custodia, así como la exhibición de una garantía económica por $10,000 pesos.

En contra de dicha resolución, interpuso recurso de revisión (incidental) R.A. 311/20164 ante el Vigésimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito. Este revocó la resolución dictada por el juzgado de distrito y, reasumiendo jurisdicción, concedió la suspensión solicitada para que “Juan Salvador” fuera puesto en inmediata libertad, eliminando como requisito el pago de la garantía de $10,000 pesos, así como la custodia del consulado de su país de origen.

Las consideraciones plasmadas en esa resolución han marcado pauta en la dimensión que debe darse a la protección de derechos humanos de migrantes. Aquí algunos motivos.

Descriminaliza la situación de migrante al hacer una interpretación del artículo 164 de la Ley de Amparo, concientiza que la privación de libertad en una estación migratoria no deriva de la comisión de un delito.

En la sentencia se otorgó la suspensión para que cesara el alojamiento en la estación migratoria y fuera puesto en inmediata libertad; criterio que al dictarse por un órgano terminal puede ser invocado como precedente para la resolución de casos análogos sobre todo si se considera que generó la emisión de tesis5 que facilitan su aplicación en asuntos similares. De ahí la importancia en la promoción de juicio de amparo tratándose de la protección de derechos humanos de migrantes.

Promueve la utilización de medidas cautelares para llevar los procedimientos migratorios fuera de la estación migratoria, así como el uso excepcional y proporcional de la privación de la libertad en cuestiones migratorias, fijando medidas menos lesivas, en tanto se define la situación migratoria del justiciable.

Esta decisión también estudia y evalúa el caso particular del migrante, pues, hay que subrayar que “Juan Salvador” manifestó no saber leer; que se encontraba alojado en una estación migratoria, alejado de sus familiares y amigos, a fin de establecer condiciones para que surtiera efectos la medida cautelar más idóneas para conservar la materia del juicio. De esta manera se evidenció que el pago de garantía económica, no era idóneo en este tipo de casos, como inicialmente lo estableció el juzgador, puesto que por razones de hecho y ajenas al justiciable, se hacía nugatorio el goce de la medida cautelar otorgada.

Estos criterios resultan de gran importancia por la trascendencia que puede tener en otras personas en situación de migrante. Y también son prueba de que el juicio de amparo puede ser un medio eficaz para la protección de los derechos humanos de migrantes. Esto debido a que a través de la medida cautelar que prevé, se podrían generar acciones inmediatas respecto de actos u omisiones que comprometan la dignidad e integridad de las personas. No sólo relativos a la libertad personal, sino a otras cuestiones como la exposición a un clima extremadamente gélido o caluroso, la presencia de fauna o flora nocivos, la omisión de la autoridad migratoria de proporcionar zapatos y ropa adecuadas, entre otras cuestiones que pudiesen encuadrar en tratos crueles, inhumanos o degradantes.6 Así como explorar el tema de los derechos económicos, sociales y culturales que podrían aprovecharse para articular soluciones novedosas como otorgar permisos para trabajar, credencial de identidad o similares, mientras se resuelve su situación migratoria sin necesidad de encontrarse en las estaciones migratorias.

Gabriela Nathalie Medina Ruvalcaba. Licenciada en derecho por la Universidad Iberoamericana; egresada de la maestría en derecho procesal constitucional, Universidad Panamericana.


1 Programa de Radio “Así las Cosas”.

2 Artículo 1º de la Constitución.

3 Se utiliza un seudónimo en protección de los datos personales del quejoso.

4 La versión pública de la resolución puede consultarse en el portal del Consejo de la Judicatura Federal.

5 Tesis: I.20o.A.19 A (10a.), Décima Época, registro 2016412, de rubro: “SUSPENSIÓN EN EL AMPARO CONTRA LA PROLONGACIÓN DEL ALOJAMIENTO TEMPORAL DE UN MIGRANTE EN SITUACIÓN IRREGULAR EN UNA ESTACIÓN MIGRATORIA. SU CONCESIÓN DEBE TENER COMO EFECTO LA LIBERTAD DEL EXTRANJERO”.
Tesis: I.20o.A.20 A (10a.), Décima Época, registro 2016410, de rubro: “SUSPENSIÓN EN EL AMPARO CONTRA EL ALOJAMIENTO TEMPORAL DE UN MIGRANTE EN SITUACIÓN IRREGULAR EN UNA ESTACIÓN MIGRATORIA. CONDICIONES QUE PUEDEN ESTABLECERSE PARA SU EFECTIVIDAD”.
Tesis: I.20o.A.21 A (10a.), Décima Época, registro 2016411, de rubro: “SUSPENSIÓN EN EL AMPARO CONTRA EL ALOJAMIENTO TEMPORAL DE UN MIGRANTE EN SITUACIÓN IRREGULAR EN UNA ESTACIÓN MIGRATORIA. EXISTE APARIENCIA DEL BUEN DERECHO, PARA EFECTOS DE SU PROCEDENCIA, CUANDO TRANSCURRIÓ EN EXCESO EL PLAZO LEGALMENTE ESTABLECIDO PARA DICTAR LA RESOLUCIÓN EN EL PROCEDIMIENTO DE REGULARIZACIÓN CORRESPONDIENTE.”.

6 Jurisprudencia 1a./J. 35/2018 (10a.), Primera Sala de la SCJN, registro 2017717, rubro: “SUSPENSIÓN EN EL JUICIO DE AMPARO. EXCEPCIONALMENTE, ES PROCEDENTE CONCEDERLA DE PLANO Y DE OFICIO TRATÁNDOSE DE LA OMISIÓN DE LA AUTORIDAD PENITENCIARIA DE PROVEER A LOS INTERNOS ROPA Y ZAPATOS EN BUEN ESTADO”.

Leer completo