En el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2018 se presentó Filosofía del Derecho y transformación social (Trotta, 2017). El nuevo libro del profesor Manuel Atienza, catedrático de filosofía del derecho de la Universidad de Alicante y uno de los principales teóricos de la argumentación jurídica en el mundo latino.

La relevancia de su última obra radica en haber generado una reflexión dual en torno al derecho, tanto en la forma de interpretar como aplicar el mismo. Pero, sobre todo, respecto a concebir al saber jurídico como una herramienta de incidencia en sociedad.

Aprovechando su visita a México se tuvo la oportunidad de charlar con él para desarrollar algunos postulados que encierra esta obra suya. A continuación se destacan las principales ideas del diálogo entablado.

Juan Jesús Garza Onofre (JJGO). Es conocida la frase de Marx sobre Feuerbach en relación a que los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos; cuando de lo que se trata es de transformarlo. Después de leer y aproximarse a los diferentes temas que planteas en tu nuevo libro es posible vislumbrar que, en línea con Marx, piensas que la interpretación como la transformación tienen que ir unidas pues, como tú mismo escribes, “pretender transformar sin haber entendido es un disparate”. De hecho, mencionas que esta obra puede entenderse como un complemento al Curso de Argumentación Jurídica que publicaste hace algunos años, ¿por qué?, es decir, ¿de dónde surge la idea de escribir algo que tienda puentes entre la filosofía del Derecho y el cambio social?

Manuel Atienza (MA):En contra de lo que algunos han pensado, la argumentación jurídica me parece que no es un sustituto de la filosofía del Derecho. Como lo expuse en el “Curso”, en relación con la argumentación jurídica puede distinguirse una parte general (destinada a elaborar el concepto de argumentación) y una especial (en la que se trata de contestar a estas tres preguntas: cómo analizar una argumentación, cómo evaluarla, cómo argumentar). Pero todo ello presupone una base iusfilosófica.

De manera que, después de llevar a cabo una recapitulación sistemática de mucho de lo que había ido trabajando en los años anteriores (lo que hice en el “Curso”), ahora, en este libro, lo que he tratado es de elaborar la concepción del derecho que estaría en el trasfondo de la argumentación jurídica (y no solo). Porque me parece que hay un serio riesgo de que perdamos de vista la necesidad de contar con una filosofía del derecho propiamente dicha. La argumentación jurídica es, en parte, filosofía del derecho, pero no es toda la filosofía del derecho. Por ejemplo, y ahora te hablo desde el punto de vista de un docente, yo creo que no hay nada más formativo para un estudiante, para un estudiante de derecho, que la historia de la filosofía del derecho, o sea, de las grandes ideas que los filósofos y los juristas han construido sobre qué es el derecho, cuáles son sus límites, cómo debería ser, si está justificado o no obedecerlo, etcétera; que los estudiantes sean capaces de enfrentarse con las obras de los clásicos, o con fragmentos de las mismas, que puedan entenderlas, yo creo que eso es fundamental. Volviendo a mi libro, los temas que ahí trato son, entre otros, el del post-positivismo en cuanto concepción más adecuada del derecho en el Estado constitucional, el de la posibilidad de construir una filosofía del derecho regional, el del objetivismo moral, el de la deontología de las profesiones jurídicas y, sobre todo, el de la conexión entre la filosofía del derecho y la transformación social, que es lo que enlaza con la famosa tesis XI sobre Feuerbach de Marx, a la que tú te referías.

JJGO: Terminas tu trabajo citando a Marcuse y llamando la atención sobre las graves desigualdades y problemas de organización social que afectan a todo el mundo. En ese sentido, utilizo una cita endosada a este mismo autor que menciona que “cuanto más importante sea el intelectual, más compasivo será con los gobernantes” para preguntarte así, ¿cuál piensas que debería ser el rol de los intelectuales en la contemporaneidad, en concreto de los filósofos, y de los filósofos del derecho?

MA: Quizás lo de la compasión tenga que ver con el problema de descubrir dónde radica verdaderamente el poder. Pudiera ser que la dimensión más importante de poder en nuestras sociedades no dependa ya tanto de los políticos profesionales, sino que radique en otros lados, en los poderes financieros, por ejemplo, que son poderes privados. Y si fuera así, entonces cabría pensar que la crítica que usualmente se dirige a los políticos profesionales está, por así decirlo, un tanto desencaminada. O sea, es posible que los “gobernantes” merezcan nuestra compasión si nos damos cuenta de que, realmente, lo que ellos pueden hacer es bastante limitado. O, dicho de otra manera, uno tiene que hacer una crítica a los políticos poniéndose en su lugar, no en términos puramente abstractos, sin considerar cómo es el mundo. Y ya sabes que la idea de compasión tiene mucho que ver con la capacidad para ponerse en el lugar de otro.

JJGO: En una parte de tu libro hablas de la socialdemocracia, del liberalismo igualitario, como el modelo filosófico-político que puede ser el más adecuado para satisfacer las necesidades básicas de las personas y garantizar sus derechos. Sin embargo, me parece que dicho proyecto solo podría desplegarse bajo algún gobierno de izquierda, y por lo que vemos parecería que actualmente esta ideología no se encuentra en su mejor momento a nivel global. ¿Qué opinas al respecto?

MA: Por supuesto que ese es un proyecto de izquierda. Las señas de identidad de la izquierda no pueden ser otras que los valores de la igualdad y la solidaridad. El problema es que ahora hay una presunta izquierda, por ejemplo en España, que parece querer sustituir eso por los llamados “valores identitarios”. Yo creo que es un terrible error.

Yo prefiero hablar de socialismo democrático, aunque ya sé que en América, sobre todo en Estados Unidos, la palabra ‘socialismo’ asusta porque la gente lo asocia a concepciones totalitarias. Pero no es así, o no tiene por qué ser así. Y te aclaro que lo que estoy proponiendo no tiene nada que ver con proyectos como el “socialismo bolivariano” de Venezuela, por el que no siento la menor simpatía, ni la he sentido nunca. De lo que se trata es de lograr la emancipación humana, la igualdad de la gente por lo que se refiere a la satisfacción de sus necesidades básicas, porque esa es una condición sin la cual no cabe que cada individuo pueda desarrollar un plan de vida razonable, que pueda gozar de una verdadera libertad. Y se trata de hacerlo mediante procedimientos democráticos. ¿Que esto es difícil? Por supuesto. Yo creo que vivimos en un momento particularmente complejo, en el que el neoliberalismo y el individualismo más feroz se han convertido en la ideología hegemónica, que está presente hasta en la manera de hablar; nos lo hemos tragado, y en muchos casos, sin ser para nada conscientes de  ello. Un buen ejemplo de esto último es el Plan Bolonia en las Universidades españolas que está contribuyendo de manera decisiva a degradar la universidad. A mí me asombra que no hubiera ni un solo rector que se diera cuenta de lo que estaban aprobando, cuando tomaron la decisión hace años. Pero nadie parece tener mucho interés por examinar críticamente lo que son nuestros planes de estudio (yo he vivido varios a lo largo de mi carrera y sin exageración puedo decir que cada nuevo plan, en las facultades de derecho, fue peor que el anterior) el vergonzoso procedimiento de selección y promoción del profesorado y muchísimas otras cosas.

En fin, hay muchas razones para sentirse pesimista. Pero, por otro lado, me parece incuestionable que el único proyecto político que merece la pena es el del socialismo democrático. O sea, que uno tendría que luchar por esos valores aunque al mismo tiempo sea muy consciente de lo improbable que resulta el que vayan a ser puestos en práctica, al menos en un corto plazo.

JJGO: Bobbio al revisar la obra que Mario Cattaneo hizo sobre el positivismo jurídico se preguntó si ¿es siempre verdad que el tres es el número filosófico por excelencia? Pues al igual que él mismo y que Hart, todos utilizaron una triple categorización para abordar sus concepciones.

Al parecer tú has multiplicado y aumentado dicho número, pues, me parece, eres más de decálogos…  De hecho terminas el libro con diez ideas que pueden resumir, en mayor o menor medida tus ideas sobre la iusfilosofía y la transformación social, ¿qué puedes decir al respecto?

MA: Pues que es cierto que las clasificaciones en tres miembros han sido muy frecuentes en la filosofía o en la teología; pensemos por ejemplo en la trinidad. He visto también que en la tradición retórica, en la división, se aconsejaba distinguir solo tres o cuatro partes por razones, digamos, pragmáticas y que tienen que ver con una cultura de tipo oral: si el orador divide su discurso en muchas partes, corre el riesgo de que el auditorio no pueda seguirle, porque no retendrá en su memoria todas esas partes. Y recuerdo haberle escuchado alguna vez a Fernando Savater decir que estaba harto de que todas las clasificaciones fueran de tres miembros, y que por eso él se las apañaba para que las que él hacía no fueran así. Habría que revisar sus escritos, para comprobar si fue consecuente con ello. Para mí, lo del decálogo es una especie de manía, de broma al lector, pero que se me ha vuelto funcional. Las clasificaciones tienen siempre algo de arbitrarias y, por lo tanto, uno puede convertirlas en decálogos si se empeña en ello. Y a mí me hace gracia, porque, por un lado, refuerza mi idea de que la filosofía del Derecho tiene que tener necesariamente una dimensión normativa (y, en nuestra cultura eso va vinculado a los diez mandamientos) y, por otro lado, eso se vincula también con el sistema métrico decimal, que es una muestra de racionalismo, impuesto a partir de la revolución francesa.

JJGO: Parecería, precisamente, que en ese decálogo, realizas una defensa del activismo judicial aduciendo que, aunque dependerá de cada caso en concreto, de su contexto y demás circunstancias específicas, lo prefieres antes que al formalismo.

MA: Lo que trato de defender exactamente es que el juez no debe ser activista sino activo (activo en la defensa de los derechos fundamentales), aunque creo que hay cierto problema en relación a la manera cómo usamos la palabra ‘activismo’ o ‘activista’ referido a los jueces: es posible que no tengan exactamente el mismo significado en Europa y en Latinoamérica. Para nosotros, para mí, ‘activismo’ tiene una connotación peyorativa: un juez activista es un juez que no respeta los límites del Derecho y, por ello, un juez que actúa mal, que no cumple con las reglas del juego. Y el otro extremo que debe evitar el juez es el del formalismo. Pero yo creo que últimamente existe una preocupación excesiva, casi una obsesión, por combatir el activismo, cuando el problema fundamental de nuestras  culturas, las del mundo latino, no está ahí, sino más bien en la necesidad de superar el formalismo. O sea, creo que nuestros jueces pecan mucho más de formalismo que de activismo. Y esto es algo que no conviene perder de vista.

A mí me pareció que la contraposición entre ‘activo’ y ‘activista’ podía ayudar a aclarar las cosas. El juez activo es aquel que acepta los límites del derecho, pero que es también consciente de que los derechos del Estado constitucional son suficientemente complejos como para poner a su disposición muchos recursos, muchas técnicas, que le permiten, casi siempre, encontrar una solución correcta, una solución conforme con los valores del constitucionalismo. Ese, yo creo,  es el gran desafío al que se enfrentan los jueces y los juristas: contribuir a que el derecho pueda ser una práctica que contribuya a la emancipación social.

JJGO: En México, y sospecho que también en Latinoamérica y otras partes del mundo, existe, por llamarla de algún modo, una especie de “legislatosis”, es decir un animoso padecimiento tan desaforado como inconsciente en creer que la mera producción normativa genera cambios sociales de manera inmediata. Esto, en los últimos tiempos, se puede complementar y entender con la preponderancia que ha tenido en distintos contextos el uso simbólico del derecho, dejando de lado eficacia de las normas y, peor aun, también de las sentencias y, por ende, de la garantía de los derechos.

MA: Sí. Yo no estoy completamente en contra del uso simbólico del derecho; creo que, en ciertos casos, puede desempeñar una función positiva y, además, me parece que es algo inevitable. El problema es que todo, o casi todo, se quede en uso simbólico y el derecho, los cambios legislativos o jurisdiccionales, no sean más que ideología. Hay muchos ejemplos de ello; lo más fácil en relación con el terrible problema de la violencia contra la mujer es endurecer el código penal, pero yo creo que es bastante evidente que eso no es lo más eficaz; no podemos prescindir del derecho penal, pero tendríamos que implementar otras medidas en las que también juega un papel importante el derecho. Pero para el político de turno es lo más simple y lo más productivo (electoralmente hablando); por eso, en todas partes, cualquiera que sea la orientación política del gobierno, a lo que estamos asistiendo es a un progresivo endurecimiento de las sanciones penales. Justamente lo contrario del derecho penal mínimo que tanto se han esforzado por promover autores como Ferrajoli.

Yo creo que en culturas como las nuestras, las del mundo latino, es muy importante insistir en esto, porque somos muy propensos al simbolismo y a la anomia. Hay, por ello, que poner poner mucho el acento en la eficacia del derecho y preguntarse constantemente qué efectos tienen las decisiones de los jueces, los cambios legislativos, etc. Para discutir a fondo el problema del activismo judicial, necesitamos saber con alguna precisión qué efectos han tenido (a corto, a medio y a largo plazo) las decisiones a las que solemos calificar así. Pero el problema es que la teoría del derecho (al igual que las dogmáticas jurídicas) se ha construido bastante de espaldas al saber empírico, a la sociología del derecho. Tenemos una verdadera necesidad de contar con una buena sociología jurídica, lo que tampoco es tan fácil de lograr; porque lo que necesitamos, yo creo, no son concepciones muy abstractas como la de Luhmann (aunque puedan –a pesar de su carácter tan conservador- ayudarnos a entender algunas facetas de interés para el jurista), ni tampoco investigaciones empíricas puramente banales y que vienen a decirle al jurista lo que él ya sabía a través de su experiencia; la clave estaría en estudios de un grado medio de abstracción y que se centraran en cuestiones relevantes para la práctica jurídica y para la teoría del derecho lo que, por cierto, no creo que pueda llevar a cabo un sociólogo que no tenga una buena formación jurídica.

JJGO: ¿Te parece que este libro en concreto es uno de los más sociológicos que has escrito?

MA: Es un libro de filosofía del derecho que reivindica la posibilidad, la necesidad, de que ésta tome en cuenta la sociología del derecho. Naturalmente, se puede ser las dos cosas, sociólogo y filósofo del derecho, pero es difícil y, desde luego, no es mi caso. Yo soy filósofo del derecho, pero creo que la buena filosofía del derecho tiene que integrar elementos de carácter sociológico. Este libro es un intento de ello, aunque se mueva en un plano general.

JJGO: Pero entras a estudiar temas concretos y clásicos para la sociología jurídica como las profesiones jurídicas y el rol de los operadores del derecho.

MA:Claro. Hay que hacerlo, porque si uno se plantea en serio transformar la sociedad a través del derecho, para ello habrá que contar con los juristas. Habrá que conocer algo sobre los operadores jurídicos: quiénes son los jueces, los abogados, los fiscales, qué se puede esperar de ellos, etcétera.

JJGO: Después de este libro, que en gran medida refleja las ideas que has trabajado durante los últimos años, ¿qué sigue?, ¿tienes en mente algo para escribir próximamente?

MA: En los últimos meses, después de haber terminado ese libro, he escrito una serie de trabajos breves, muchos de los cuales, podría decirse, de encargo, aunque no por ello carentes de interés para mí. Por ejemplo, aquí en Guadalajara he participado en una mesa redonda sobre Mariano Otero; un autor al que no conocía, pero de extraordinario interés: nada menos que un precursor del constitucionalismo contemporáneo a mitad del XIX. A más largo plazo, tengo el propósito de volver al tema de los derechos humanos. Precisamente, en uno de esos trabajos breves he planteado algo así como el programa de trabajo que pienso seguir; y que, naturalmente, tiene 10 puntos.

Manuel Atienza. Catedrático de filosofía del derecho de la Universidad de Alicante y uno de los principales teóricos de la argumentación jurídica en el mundo latino.

Juan Jesús Garza Onofre. Profesor de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey e investigador del CEEAD. Twitter: @garza_onofre

Leer completo

La modernidad ha venido a transformar por completo las maneras cómo nos organizamos en sociedad. Al momento en que se enlazan relaciones distantes y se expanden y transparentan los alcances del ejercicio del poder, nuestro entorno experimenta un proceso dinámico que al día de hoy resulta inacabado y que, en definitiva, tendrá consecuencias que resultan impredecibles.

Caracterizada por la interdependencia1 y la voraz expansión de las nuevas tecnologías de la información, la globalización ha fomentado la desintegración y la fusión de realidades que, en lo que respecta al derecho y al sistema de justicia, ha desembocado en la adecuación de las estructuras normativas de las diferentes tradiciones jurídicas a los fenómenos emergentes y en la integración cada vez mayor de los gobierno al foro público por medio de un complejo entramado comunicacional.

Las redes sociales como vehículo para la interacción inmediata, la difusión de información masificada, y la vinculación entre desconocidos, despliegan condiciones para promover la transversalización de las relaciones de poder. Como consecuencia de dichas transformaciones, las autoridades y los servidores públicos, de forma ineludible, se encuentran proclives a que su rol en el campo jurídico-político se vea trastocado por las complejas implicaciones que plantean estos procesos en la actualidad.

En ese sentido, hace unos días se difundió una singular sentencia, emitida por el Juzgado Quinto de Distrito en el estado de Sonora, en la que se conjugan diversos temas de los que se abordan en el presente artículo. A través de un amparo indirecto, el caso en cuestión garantiza el derecho al acceso a la información a un ciudadano (@raczoblue) que fue bloqueado en Twitter por el presidente municipal de Nogales (@temogalindo).

De entrada, el tema parecerá menor o tal vez una cuestión trivial sobre la naturaleza de dicha red social. Sin embargo, las implicaciones específicas que se desprenden de la sentencia para los servidores públicos que hacen uso oficial de estos medios electrónicos para comunicar sus actividades, resultan de crucial relevancia para comprender la naturaleza de sus actividades dentro de los márgenes que postulan los actuales procesos de representación política.

A grandes rasgos, el quejoso o “tuitero”, que fue bloqueado por el alcalde de Nogales, alegando vulneraciones al derecho a la libertad de información, libertad de expresión, discriminación y el acceso a los medios de comunicación, refiere en su demanda que los servidores públicos no deben privar a sus gobernados de forma unilateral de lo que, como tales, informan en sus redes sociales.

Precisamente ahí radica una de las principales cuestiones sobre los que se erigió el sentido del fallo, en la distinción que emana de emitir información desde una cuenta oficial y la susceptibilidad de si lo que ahí se publica puede ser considerado como un acto de autoridad para los efectos del juicio de amparo.

Y es que la defensa del presidente municipal de Nogales radicó en que su cuenta de Twitter es de carácter personal (que, incluso, la abrió antes de ostentar el cargo público que ejerce), por lo que no es posible demostrar una relación de supra-subordinación con el quejoso en el uso de aquélla, además de que al existir otros medios oficiales a través de los cuales puede acceder a la información pública gubernamental, se pueden solventar los derechos vulnerados.

En sentido contrario, el juzgador alegó que debido al interés público que documenta en la cuenta de la red social en cuestión, a través de las publicaciones que realiza, es posible distinguir una serie de actividades llevadas a cabo en ejercicio del puesto desempeñado. Y, por tanto, es sujeto obligado en cuanto se refiere a difundir información de interés público.

La clara y tajante distinción entre el ámbito público y el privado, me resulta difícil de solventar, por lo menos de una manera tan rápida e irreflexiva. Porque aunque, en la misma sentencia se pueda interpretar que lo concluyente para conceder el amparo fue la naturaleza de la información publicada por el alcalde en su cuenta de Twitter, lo cierto es que este tipo de distinciones destellan una forma ingenua de ejercicio profesional donde solo importará conocer y ceñirse a las reglar que se necesiten aplicar para las cuestiones públicas que se presenten en el día a día, de manera automática, sin entrar a su valoración personal o privada, ni mucho menos realizando algún tipo de consideración crítica respecto a aquellas.

Porque en caso de que se siga esta lógica, al momento en que las autoridades públicas ejercen sus labores, estos aceptan y comparten de forma implícita una determinada concepción moral que, supuestamente, les permite apartar su ámbito personal del profesional, para ser uno de los pocos y excéntricos trabajos en el que ser buen profesionista no necesariamente implica ser buena persona.

Imaginemos entonces que un funcionario público en su cuenta personal pueda discriminar, bloquear usuarios que lo cuestionen, e incluso crear todo un personaje, un alter ego erigido a la medida de las necesidades requeridas. Esta ambivalencia, fundada en la distinción, a todas luces resulta peligrosa, en el sentido de que, a veces, el solo hecho de no violar normas positivas no significa que ya se estén cumpliendo normas morales.

Ahora bien, respecto al concepto de acto de autoridad parece cuestionable la manera en la que el juzgador utiliza su razonamiento para dar cumplimiento a los supuestos requeridos para acreditar el mismo. Sobre todo en relación a la forma en cómo relaciona el bloqueo en la red social con la modificación o extinción de la esfera legal del particular.

Si una vez que el tema de la relación de supra-subordinación queda solventado al depender del contenido material de la información difundida en la cuenta de Twitter, el juez antes que echar mano de diversas tesis y criterios para acreditar el acto de autoridad, debería haber hecho explícita su predilección por ejecutar una interpretación pro persona de qué es lo que debe entenderse por este, antes que esperar el muy probable recurso de revisión por parte de la autoridad y probablemente se busque acotar el concepto en cuestión.

Es importante celebrar y difundir la creatividad y el atrevimiento de los litigantes que utilizan el derecho a la par del activismo y la estrategia como maneras de propulsar la transformación social pero siempre siendo conscientes que ningún derecho es absoluto y contemplando el amparo como un medio de control constitucional cuya mera interposición puede resultar contraproducente en ocasiones futuras, si este no se aborda desde una óptica integral y en constante diálogo y congruencia entre las autoridades jurisdiccionales involucradas.

Si bien es cierto que el fallo en análisis es un avance para la protección de los derechos en la era digital y para reconfigurar las relaciones que generamos entre gobernantes y gobernados, también lo es que la sentencia lejos de estar exenta de controversias, deja varios interrogantes abiertas no solo respecto a la utilización de redes sociales por parte de funcionarios públicos sino también sobre el cumplimiento de la misma.

Queda claro que por la intempestiva emergencia de estos fenómenos, las soluciones que propone el derecho suelen llegar a destiempo y, por lo general, también ser inadecuadas. La escasa regulación normativa requerida por las interacciones que se dan en redes sociales y los derechos en juego, si bien resulta necesaria en aras de contener las posteriores consecuencias jurídicas, para nada viene a significar que de buenas a primera los jueces son los encargados de solventarlas para, finalmente, aceptar su papel creador en el derecho.

El mensaje de estos casos es contundente: las cosas que hacemos en la red importan (precisamente, el ejercicio transversal del poder tiene potencialidades por eso, por las consecuencias y responsabilidades que se pueden atribuir), importan tanto que los abogados, jueces, legisladores y, en general, los operadores jurídicos, deberían tener más cuidado cuando se presenten este tipo de cuestiones.

Juan Jesús Garza Onofre. Profesor de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey e investigador del CEEAD. Twitter: @garza_onofre


1 Para William Twining, la interdependencia es, de manera extensa, una función de la proximidad o la cercanía: la proximidad puede ser espacial (contigüidad geográfica), colonial, militar, financiera, lingüística, religiosa, histórica o jurídica; y en ese sentido, dicha interdependencia es una cuestión relativa, pues una gran proporción de los procesos denominados como “globales” operan en niveles sub-globales más limitados. Para mayor abundamiento en el tema vid. Twining, William, “Implicaciones de la globalización para el derecho como disciplina”, en Anales de la Cátedra Francisco Suárez, Departamento de Filosofía del derecho de la Universidad de Granada, Vol. 44, 2010, pp. 345 y 346.

Leer completo

El día de ayer, el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) discutió la validez de diversas disposiciones de la Constitución de Jalisco y del Código Electoral y de Participación Social de dicha entidad federativa;1 el conjunto de reformas políticas agrupadas y popularmente conocidas bajo el rubro de #SinVotoNoHayDinero.

voto

Impugnada por los partidos políticos Nueva Alianza, Verde Ecologista y Morena, a través de las acciones de inconstitucionalidad 38/2017 y sus acumuladas 39/2017 y 60/2017, el ahora fallido proyecto propuesto por el ministro Jorge Pardo Rebolledo giraba, preponderantemente, en torno a la idea de inequidad en la distribución de recursos entre partidos políticos nacionales y estatales (no hay que olvidar que estos actores políticos reciben sus ingresos a partir de un sistema dualista, diferenciado a partir de su registro).

Así, cuando las reformas lideradas por el diputado independiente Pedro Kumamoto pretendían reducir los gastos electorales —a partir de la modificación de la fórmula con la que se destinan los recursos estatales en Jalisco para los partidos políticos con registro nacional—, lo proyectado por Pardo declaraba la inconstitucionalidad de la propuesta, pues a su entender el nuevo modelo no resultaba acorde con la Constitución federal ni con la Ley General de Partidos Políticos.

Respecto a la fórmula en cuestión, es pertinente mencionar que antes de la reforma el monto total del financiamiento partidista en Jalisco se obtenía al multiplicar el número de personas inscritas anualmente cada julio en el padrón electoral local por el 65% de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), siendo así el presupuesto distribuido entre todos los partidos políticos involucrados, sin importar el origen de su registro. Partiendo de bases distintas, #SinVotoNoHayDinero prevé modificaciones en la fórmula de asignación de recursos a partidos con registro nacional a partir de dos premisas: por un lado, el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral local por el 20% de la UMA en años no electorales y, por el otro, el número total de votos válidos obtenidos en la elección previa por el 65% de la UMA en año electoral.

En virtud del establecimiento de bases que atentan y distorsionan un modelo tendiente a generar equidad entre los partidos políticos locales y los partidos políticos nacionales (que mantengan su acreditación en la entidad federativa en cuestión para la realización de actividades ordinarias), según el ministro ponente, mediante #SinVotoNoHayDinero lo que se buscaba era únicamente reducir el financiamiento de los partidos políticos nacionales, sin que exista justificación clara para generar tal diferencia, causando un efecto desigual entre los partidos políticos dependiendo del nivel de gobierno al que se encuentren adscritos.

Si bien las entidades federativas gozan de libertad para configurar el financiamiento público que corresponde a los partidos políticos nacionales que participan en elecciones locales, lo cierto es que esto debe ser acorde con las bases constitucionales y federales en juego. Así, la propuesta del ministro Pardo concluye planteando que la reforma de Kumamoto en Jalisco, por imprecisa, en realidad no reduce el gasto público, sino que lo incrementa al crear “bolsas” separadas para partidos nacionales y locales.

La votación final sobre este asunto en concreto fue de siete votos contra la invalidez, propuesta de Pardo, es decir, siete ministros defendieron la constitucionalidad de #SinVotoNoHayDinero, frente a una minoría de cuatro (Pardo, Aguilar, Luna y Piña).

Bajo ese orden de ideas, resulta un tanto contradictorio que los argumentos esgrimidos por la mayoría se focalizaran en el tema de la libertad configurativa de las entidades federativas. Debate añejo, pero constantemente resucitado y renovado que devela una de las mayores obsesiones que, en mayor o menor medida, tanto esta integración de la SCJN como otras anteriores, han venido construyendo no solo en torno al entendimiento del federalismo sino también respecto a los usos y abusos de sus propios precedentes.

Y es que parecería que la aplicabilidad y vinculatoriedad de las decisiones previas del máximo tribunal obedecen a una disparatada lógica contextual, quedando, muchas veces, completamente al arbitrio de los ánimos e intereses de los juzgadores en turno. El problema, por supuesto, no reside en que la Suprema Corte no pueda cambiar de criterio. Nada más errado. No obstante, lo que preocupa es que se cambie tan esporádica y radicalmente de posturas, ignorando muchos de sus precedentes y provocando una absoluta indeterminación respecto a las resoluciones en juego.

Que todo cambie para que todo siga igual. El gatopardismo nunca pasa de moda, parecería que en casos recientes la SCJN ha asumido de forma vehemente su rol como actor político, antes que como garante y generador de certeza jurídica y congruencia institucionales por medio de sus decisiones.

Cuando a mediados del siglo pasado los realistas norteamericanos entendían al derecho como un conjunto de predicciones respecto al trabajo de los jueces, promoviendo entre los abogados una especie de actividad profética, no imaginaron los niveles de volubilidad e indefinición que alcanzarían las labores jurisdiccionales hoy en día.

En ese sentido, el acceso a la justicia, la popularmente afamada #JusticiaAbierta, no solo radica en escribir sentencias cortas y evitar el uso de lenguaje rimbombante, estrafalario y dominguero, tampoco en transparentar y fomentar la interacción de nuestros juzgadores en redes sociales, mucho menos en televisar o transmitir por Internet sus deliberaciones. El aspecto sustantivo de una verdadera posibilidad de alcanzar la justiciablidad efectiva de los derechos conlleva una gran responsabilidad en cada decisión, implicando una coherencia dialógica entre sus titulares y provocando un andamiaje institucional sólido que resista no solo el mínimo examen de estabilidad sino también contextos y escenarios distintos. La discusión implica reflexión y la toma de decisiones una sólida fundamentación. Para nada se propone una apología de la tradición, simplemente se pretende fomentar la construcción de puentes que permitan visualizar un destino cierto.

De ahí entonces que resulta llamativo que, a pesar del gran interés en el tema, el proyecto de Pardo nunca se divulgó, ni se ventiló de forma pública hasta el momento de su discusión en sede jurisdiccional. De hecho, extrañamente, fue gracias a un conocido medio de información nacional en donde desde hace dos días se adelantaron algunas de las líneas argumentativas del sentido en el que serían proyectados los preceptos impugnados.

Si bien es posible criticar las reformas en cuestión por aducir un beneficio exclusivo a los partidos políticos más aventajados, desnivelando así la competencia entre todos los demás participantes, lo cierto es que #SinVotoNoHayDinero no es otra efímera reforma de índole electorera. Es una iniciativa que se ha convertido en un movimiento nacional, que viene a capitalizar el hartazgo social hacia los partidos políticos en México. Hacia esos entes descarados carentes de toda legitimidad que, precisamente, en días recientes abrazaron con gusto la noticia de que recibirán un presupuesto histórico de 6.7 mil millones de pesos para su financiamiento de cara a las elecciones de 2018.

Durante siglos, el derecho se ha enfrascado en una álgida batalla por separar la moral de sus aposentos. Tal vez, ya va siendo tiempo de dejar atrás dicha discusión y analizar las intrincadas relaciones entre esta disciplina y la política.

Estudiar el fallo de forma aislada, en definitiva, puede resultar útil exclusivamente en términos jurídicos. Sin embargo, bajo una visión integral y sobre todo en retrospectiva con otras decisiones, la magnitud del precedente que ayer se erigió devela al máximo tribunal del país como un actor político activo dentro del panorama nacional. Actor, por tanto, que debe asumir sus responsabilidades, dejando de confundir y aparentar criterios políticos con jurídicos.

Juan Jesús Garza Onofre. Profesor de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey e investigador del CEEAD. Twitter: @garza_onofre


1 A pesar de abordarse otros importantes temas como el de paridad horizontal, en cuanto al estudio de fondo, que se desarrolla a partir del considerando séptimo del proyecto del ministro Pardo, el presente análisis se centrará en el numeral octavo relativo específicamente al financiamiento público de los partidos políticos nacionales.

Leer completo

De un tiempo para acá, se suele vislumbrar que la abogacía se encuentra en una posición predilecta para favorecer intereses privados, mucho antes que las cuestiones públicas.

Al ser considerada históricamente como la profesión liberal por excelencia, y a propósito de los cambios que en épocas recientes ha sufrido la idea tradicional de Estado-nación, el ejercicio de la abogacía ha tendido a disminuir su carácter social. Y es que los abogados se distinguen por ser parte de un sistema jurídico, cuya organización y funcionamiento está reservado a la voluntad de un gran ente público, que es el Estado. En ese sentido, cuando los propios profesionistas del derecho atentan, ya sea por acción o por omisión, contra la entidad que les permite su participación y dejan de velar por la salud institucional del sistema en aras de lo individual, el ejercicio de la abogacía colisiona con los principios que sustentan a las estructuras político-sociales de una comunidad.

trump-box

Si la labor de los abogados se enfoca si, y solo si, en la defensa de los intereses privados, para por esa vía alcanzar el desarrollo profesional y mantener la endeble articulación de un sistema público, entonces, se diluye la noción cardinal de que la abogacía es una actividad estrechamente vinculada a la comunidad en la que se desenvuelve. La cual, de forma irremediable, se ve afectada por los sucesos que, a su vez, influyen en ésta.

Sin embargo, en días pasado, a propósito de las medidas adoptadas por el presidente norteamericano para frenar la entrada de refugiados y ciudadanos de ciertos países de mayoría musulmana a Estados Unidos, es posible distinguir no solo una manera de ejercer socialmente la abogacía sino, y sobre todo, concebir un perfil de operador jurídico que tiene el interés y la responsabilidad por proteger los derechos garantizados en la constitución y resguardar el estado de derecho.

Desde fiscales que ejercieron sus facultades como parte del sistema para fungir como oposición a las políticas públicas de Trump, pasando por representantes jurídicos de organizaciones civiles quienes interpusieron recursos de habeas corpus alegando la inconstitucionalidad de la detención de personas que tenían todos sus papeles en regla, hasta abogados de grandes firmas y despachos que asistieron voluntariamente a los aeropuertos para asistir a los viajeros que quedaron varados por la prohibición.

Este modelo de abogado que contrasta con el modelo liberal predominante y que, si bien no es socio-culturalmente considerado como paradigmático, descubre tanto las distintas facetas que se pueden ejercer en dicha profesión como también sus importantes potencialidades en sociedad.

Este tipo de profesionista, al que se le puede denominar abogado “activista o promotor”, suele implicarse en causas sociales con el objetivo de develar estructuras desde las que sistemáticamente se vulneran derechos, o bien intenta contravenir determinadas políticas públicas por medio de sus acciones.

Los abogados activistas contemplan sus litigios como “una actividad valorativa y creadora por el hecho de orientar —agitar— en uno u otro sentido el poder coercitivo del derecho; al punto que el abogado puede convertirse en un verdadero “agitador” político que lleva a cabo una guerrilla privada con las armas del derecho.”1 Así, sus acciones vienen a representar un contrapeso a los poderes dominantes en el entorno, a la vez que una manera de activismo social que, al explorar y trabajar alternativas jurídicas, propulsa el sistema en beneficio de personas o grupos que han sufrido injusticias.

Como afirma Charles Epp, en su conocido libro La revolución de los derechos, la paulatina democratización del acceso a la justicia no surgió “desde arriba” sino “desde abajo”, no fue el activismo judicial el principal motor del cambio, sino distintos fenómenos que manifiestan la existencia de actores y colectivos que han apoyado diversas causas de índole social y así ofrecen una posibilidad para aquellas personas que no cuentan con los recursos necesarios para sostener una demanda.2 Bajo dicha lógica, son precisamente este tipo de abogados quienes ejecutan un rol crucial en sociedad, pues, entre otras muchas funciones, se encargan de defender los derechos de los demandantes en los juzgados, planean la estrategia jurídica a seguir y proporcionan gran parte de la información a sus representados.3

Visto así, las decisiones de los abogados resultan tan significativas como las de los jueces, ya que, en gran medida, de ellos dependerá el traslado de intereses privados hacia el terreno de lo público, pues buenas demandas generan buenas sentencias. Peticiones relevantes provocan fallos relevantes.

Así, antes que enaltecer unidimensionalmente de forma obnubilada a valerosos jueces independientes que garantizan los derechos de cualquier persona, no hay que olvidar que detrás de estos operadores se encuentra un gran número de abogados que trasladan pretensiones sociales al terreno jurisdiccional, para posibilitar la funcionabilidad del sistema y, después, revertir condiciones adversas.

Los abogados comprometidos con una forma distinta de pensar y ejercer la profesión, nunca despliegan sus actividades descontextualizadas del sistema político, ni tampoco anteponen intereses privados a cuestiones públicas.

Algo que Trump debería tener más en cuenta es que en un Estado contemporáneo, configurado a través de un modelo de democracia constitucional, ni siquiera el presidente puede estar por encima de la ley… Y en caso de que el mandatario lo ignore, siempre habrá abogados dispuestos a recordárselo.

Juan Jesús Garza Onofre. Profesor de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey. Twitter: @garza_onofre


1 Trazegnies, G., Fernando de, “El rol político del abogado litigante”, en Revista Derecho PUCP, Pontificia Universidad Católica de Perú – Facultad de Derecho, No. 32, 1974, p. 273.

2 Vid. EPP, Charles, The Rights Revolution: Lawyers, Activists, and Supreme Courts in Comparative Perspective, University of Chicago Press, Chicago, 1998.

3 Ibíd., pp. 5 y 20.

Leer completo

Imaginemos un juego de fútbol sin porterías, o una carrera de coches sin meta. Supuestos, a todas luces, extraños, un tanto absurdos, por desmerecer el sentido y la esencia de tales fenómenos. En el primer caso, al momento en que los futbolistas se enfrenten entre sí, sin tener noción alguna de los criterios para triunfar o perder en la contienda, estos quedarán al absoluto arbitrio de sus voluntades para valorar sus actuaciones. En la segunda hipótesis, cuando los vehículos en disputa no pueden distinguir el final del trayecto, la competencia deja de ser competencia por su carácter imperecedero. Al carecer de una línea de llegada, quienes manejan los coches están en posibilidad de utilizar cualquier tipo de habilidades con el fin de concluir su actividad.

senado

Utilizamos este par de ejemplos, a manera de metáforas, para enfatizar la función medular que ejerce el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en el actual panorama jurídico-político en México. Si bien en el juego electoral participan distintas autoridades —la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el Instituto Nacional Electoral, las autoridades electorales locales—, el TEPJF es mucho más que un mero árbitro que vigila la aplicación de reglas del juego, mucho más que un órgano que fija parámetros para encauzar el buen desarrollo de determinados procesos.

En un país en el que la desconfianza es constante y la certidumbre excepción, el TEPJF no solo se encarga de poner punto final a los comicios que determinan el rumbo político de México cada mandato. Por la complejidad de nuestro sistema normativo, el TEPJF tiene la delicada labor de dotar de sentido a un sistema electoral que ahora es federal, local y concurrente. Debe, pues, armonizar y ensamblar las diferentes piezas del andamiaje institucional, para reflejar y proteger las decisiones populares, para garantizar los derechos político-electorales de los involucrados pero, también, para contribuir a la consolidación democrática de nuestra cultura jurídica.

En días pasados, la SCJN envió al Senado de la República siete ternas para integrar el órgano que está encargado de resolver, en forma definitiva e inatacable, las impugnaciones de prácticamente todas las elecciones federales y locales de nuestro país. Nos referimos, por supuesto, a la Sala Superior del TEPJF.

De 21 personas propuestas, durante las próximas semanas, solo siete serán designados para ocupar el cargo de magistrados electorales. La gran responsabilidad que recae sobre este encargo radica, más allá de fungir como piezas claves en la institucionalización democrática del país, en brindar certeza y confianza a la ciudadanía. Por eso debe garantizarse que las decisiones que emitan los futuros integrantes de Sala Superior no tengan más parámetro que lo dispuesto en la Constitución y la ley. Por eso es indispensable que los designados no respondan a actores, públicos o privados, que buscan tener una influencia indebida en las elecciones.

Para bien y para mal, al día de hoy el resultado final de una elección no solo depende de las urnas. Pensemos, simplemente, en la posibilidad de anular elecciones, o bien, de decretar un cambio de ganador mediante la anulación de casillas. La importancia de la independencia judicial es directamente proporcional al poder de los jueces, y quizá lo es más en la arena electoral, en ese ámbito donde la política suele diluirse con el derecho.

La designación de los magistrados electorales es importante, además, por la forma en que ha funcionado la justicia electoral durante los últimos años. A lo largo de su actual integración, la Sala Superior ha dictado una serie de sentencias que no sólo resultan cuestionables en términos técnicos, sino que además han tenido el efecto de poner en jaque el funcionamiento de algunas piezas del sistema electoral. Así ha quedado documentado en diversos trabajos académicos, entre los que se encuentran Democracia sin garantes: las autoridades electorales vs. la reforma electoral (2009) y La (in)justicia electoral a examen (2016).

En general, parece que la Sala Superior no ha construido una línea jurisprudencial coherente y acorde con su papel de máxima autoridad en materia electoral. Si bien se puede celebrar el sentido de muchas determinaciones del TEPJF —pensemos, para no ir más lejos, en los asuntos relacionados con la paridad de género— lo cierto es que incluso en algunas de estas sentencias se advierte una falta de claridad y calidad argumentativa. Hace falta, pues, construir una justicia electoral más consistente y cercana la ciudadanía; una justicia electoral que brinde certeza y confianza.

Por eso creemos que el Senado tiene en sus manos la oportunidad de abrir una nueva etapa para la justicia electoral. Por la manera en que fueron conformadas las ternas, parecería que la Suprema Corte apostó por garantizar cierto grado de diversidad. Tendremos, pues, magistradas y magistrados electorales con trayectorias profesionales diversas. Falta, sin embargo, lo más importante: garantizar que a la Sala Superior lleguen perfiles sólidos en lo técnico, independientes en lo político y, sobre todo, con madera de jueces constitucionales.

No es poco lo que está en juego. Las elecciones de 2018 están a la vuelta de la esquina y, como muchos han apuntado, muy probablemente sean las más complejas de la historia de la democracia mexicana. Por eso resulta indispensable que, en este contexto, la Sala Superior aporte a la certeza de las elecciones mediante el dictado de sentencias claras, consistentes y socialmente útiles. A nadie le conviene que las elecciones de 2018 se asemejen a un partido sin portería, a una carrera sin meta.

Juan Jesús Garza Onofre. Abogado por la Facultad Libre de Derecho de Monterrey. Actualmente realiza estudios doctorales por la Universidad Carlos III de Madrid. Twitter: @garza_onofre.

Javier Martín Reyes. Abogado por la UNAM y politólogo por el CIDE. Actualmente realiza estudios doctorales en la Universidad de Columbia. Twitter: @jmartinreyes

Leer completo

Probablemente, si a quienes leen estas líneas, se les hace la pregunta de quién es Florence Cassez, la mayoría podrá responder a la misma debido a que desde hace tiempo, el peculiar nombre de esta mujer de origen francés circula diariamente en los medios informativos.

No es casualidad, por tanto, que en los últimos días, la comentocracia mexicana haya decidido escribir o pronunciarse al respecto:[1] el tema de Florence Cassez ha cimbrado fuertemente cada uno de los ámbitos del entorno de nuestro país.

Ahora bien, a quince días de que el Séptimo Tribunal Colegiado en materia penal del Primer Circuito resolvió el juicio de amparo directo 423/2010, se lanzan los siguientes cuestionamientos: ¿Qué más se puede decir? ¿Qué más se puede aportar? ¿Acaso ya está todo está dicho? ¿No debería ser un elemento clave en la discusión pública la información y argumentos vertidos en esta sentencia?

En efecto, más allá de todo lo que se ha dicho, más allá de los elementos que se han presentado para creer que sea inocente o culpable, más allá de todo lo que se quiera creer y lo que no, vale la pena involucrarse de lleno en el expediente en cuestión[2]. Esto debido a que si bien leer un expediente de 1529 páginas significa casi un acto de fe, el analizar los argumentos de los magistrados involucrados para conocer el por qué se le negó el amparo, nos permite aportar elementos para elevar el nivel de discusión de la opinión pública y coadyuvar a que a las opiniones tengan como sustrato de la información judicial dura: la sentencia.

Por ello, el propósito del presente escrito consiste en ofrecer de manera sucinta y sencilla, los puntos más sobresalientes de la sentencia en cuestión, con especial atención en los argumentos en que se basó la negación de protección de la justicia a Cassez.[3]

Florence Cassez según ella misma

Marie Florence Cassez Crepin, ciudadana francesa, hija de Charlotte y Bernard Cassez, independiente de ellos desde los 16, viviendo hasta los 28 en su país natal (p. 325), llegó a México desde marzo de 2003 invitada por su hermano. Quien desde hace 17 años vive en el país, casado con una persona de nacionalidad mexicana. El primer trabajo de Cassez en México fue en una empresa dedicada a la elaboración de productos de depilación, en julio de 2004 crea su empresa dedicada a la distribución de aparatos de cosmetología (p. 326). Florence conoce a Israel Vallarta Cisneros en agosto de 2004 y para octubre inician una relación de noviazgo. Según él se dedicaba al negocio de compra de flotillas de autos chocados (p. 327); sin embargo, se intuye que también era parte de una banda de secuestradores.

Fechas relevantes del caso de Florence Cassez

  • 4 de octubre de 2005 secuestro de Ezequiel Elizalde Flores; 15 días después, secuestro de Cristina Ríos Valladares y de su hijo Christian Ramírez Ríos.
  • 8 de diciembre de 2005 arresto de Florence Cassez e Israel Vallarta.
  • 9 de diciembre de 2005 transmisión de la detención en vivo por televisión nacional.
  • 25 de abril de 2008 se condena a Florence Cassez a 96 años de prisión por medio de la sentencia emitida por la Juez 5º de Distrito de Procesos Penales Federales.
  • 3 de marzo de 2009 en apelación se reduce la condena de Florence Cassez a 60 años por medio de sentencia del 1º Tribunal Unitario en Materia Penal.
  • 7 de septiembre de 2010 se admite demanda de amparo del 7º Tribunal Colegiado en Materia Penal.
  • 10 de febrero de 2011 negación del amparo en cuestión.
  • 20 de febrero de 2011 se hace pública la sentencia de amparo.

Conceptos de violación que argumenta Florence Cassez

17 diferentes conceptos de violación –es decir, argumentos en contra de las sentencias condenatorias- se desarrollan en la demanda de amparo, estos se exponen en más de cien páginas del expediente (pp. 910 a 1026), destacando los siguientes argumentos:

1º.  Ignorar pruebas que acreditan un actuar ilícito de la parte acusadora:

a.    Cuestionando el hecho de no otorgar valor probatorio a los videos relacionados con la detención de los inculpados y la liberación de los ofendidos aduciendo que la escena de la casa de seguridad fue alterada (p. 1026).

2º.  Violaciones respecto al debido proceso:

a.    Inducción de victimas y parcialidad de las pruebas (p. 1049).

b.    Negación del derecho a una asistencia consular inmediata (p. 1081).

c.    Se aduce tortura (p. 1069) y no ser puesta a disposición del Ministerio Público sin demora (p. 1074).

d.    No existir certeza jurídica sobre la fecha y hora de su detención (p. 1061).

3º.  Elementos no aptos para acreditar su responsabilidad en el delito de violación a la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada (p. 1102).

4º.  Elementos no aptos para acreditar su responsabilidad en la comisión de delitos de portación y posesión de arma exclusiva del Ejército, Armada o Fuerza Aérea (p. 1104).

¿Por qué la Justicia no ampara ni protege a Florence Cassez?

El 7º Tribunal Colegiado consideró probados los tres cargos de secuestro, así como los ilícitos de delincuencia organizada y portación y posesión de arma de fuego de uso reservado al Ejército, Armada y Fuerza Aérea, negándole el amparo de la Justicia de la Unión y teniendo que cumplir una condena de 60 años de prisión. Los principales argumentos de esta decisión son:

1º.   No valorización de los videos relacionados con la detención de los inculpados.

a.    De manera puntual (a partir de la página 1136) se enlistan todos aquellos elementos que fueron tomados en consideración.[4] El acto reclamado se debe de apreciar tal y como aparezca probado ante la autoridad responsable, de ahí entonces que los videos no fueron tomados en consideración ni en perjuicio ni en beneficio de la quejosa

2º.  Respecto al debido proceso

a.    Una vez que los ofendidos estuvieron en libertad y expuestos a la influencia de las noticias en los medios, no es imputable ni al Ministerio Público ni a los juzgadores, que fueran sometidos a inducción por parte de la autoridad investigadora ni que de lo que se hallan enterado los impulsó a falsear declaraciones (p. 1417).

b.    El Ministerio Público trató de comunicarse a la embajada, lo cual no fue posible, al no obtener respuesta de la citada representación diplomática (p. 1466).

c.    Al momento de la detención de los inculpados, Israel Vallarta menciona que: si no regresaban pronto a su domicilio, corría peligro la vida de los secuestrados, ya que por causas de fuerza mayor (preservar la vida y la integridad de los secuestrados), la inculpada no fue puesta a disposición inmediata del Ministerio Público al ser detenida (p. 1427).

d.    La inculpada en su declaración ministerial, negó su participación en los hechos, circunstancia que revela que no fue presionada ni inducida para inculparse y declaró con entera libertad, sin que haya referido nada relativo a que hubiera sido detenida desde el día anterior a su declaración (p. 1436).

3º.  Se acredita la responsabilidad en el delito de violación a la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada por que se demostró plenamente, que un mismo grupo delictivo de más de tres personas se regía por reglas estrictas de orden y disciplina, del cual ella era parte (p. 1312).

4º.  Se acredita la responsabilidad del delito de portación y posesión de arma exclusiva del Ejército, Armada o Fuerza Aérea por el hallazgo de un fusil de asalto semiautomático en la camioneta en la que se trasladaba junto con Israel Vallarta, al momento de ser detenidos (pp. 1274, 1289 y 1292).

Curiosidades o cosas que nunca pensaste leer en el presente expediente

  • A pesar de que se trató de proteger los datos personales de víctimas, procesados y terceros involucrados en el expediente aparecen: 80 veces el apellido Elizalde Flores, 28 el apellido Ríos, 22 el apellido Cassez y 4 el apellido Vallarta; más de 7 números telefónicos (pp. 51, 52 y 427); nombres completos de: policías investigadores (pp. 20, 41, 52, 424 y 426) y comunicadores (pp. 313, 314, 686, 919 y 1156).
  • Diversos instrumentos internacionales se aducen por parte de la defensa de Cassez en la demanda de amparo.[5]
  • En el amparo, la defensa de Cassez inicia su exposición con citas peculiares: un párrafo de la obra “La sociedad del espectáculo” de Guy Debord (p. 910), una cita bíblica del Deuteronomio (p. 916) y unas líneas de la célebre obra de Luigi Ferrajoli “Derecho y Razón” (p. 991), entre otras.
  • Tanto Ezequiel Elizalde como Florence Cassez eran miembros de “Sam´s Club” (pp. 442 y 579).
  • Durante el secuestro, Cristina Ríos menciona que siempre se escuchaba música a volumen alto y regularmente se sintonizaba la estación 99.3 o Radio Joya (p. 386).
  • Uno de los programas favoritos de Christian Ramírez es “El Chavo” (p. 489).
  • Existe un dictamen en materia de anatomía y patología en el que se concluyó que el color natural del pelo de Cassez es el pelirrojo (p. 792).
  • Relatan los secuestrados que durante el cautiverio llegaron a comer pizza y pollo “kentohy o kentoki” (sic) (pp. 526 y 1191).

Conclusiones

Probablemente muchos, por cultura general, podrán responder a la pregunta de quién es Florence Cassez. Sin embargo, no muchos lograremos responder con fundamentos ciertos, sino que contestaremos la pregunta basándonos en sentimentalismos, conspiraciones, opiniones e información poco seria. Inclusive  habiendo leído la sentencia para conocer el por qué se le negó la protección de la justicia federal a Cassez puede ser que no quede del todo claro, debido a la multiplicidad de inconsistencias, incongruencias y dudas tanto en los procedimientos como en su trasfondo político y diplomático.

¿Pronósticos? ¿Nos veremos en la Comisión Interamericana o, posteriormente, en la Corte Interamericana? ¿Es necesario que concluya el gobierno del presidente Calderón para espear una solución diplomática amistosa? No lo sé y la verdad no me atrevo a realizar un pronóstico en tan conocido y pintoresco caso. ¿Qué hacer por el momento? Sugiero la conocida frase francesa “soyons heureuses en attendant le bonheur”. Sin embargo, propongo cambiar diametralmente su sentido: esperemos (in)felices mientras llega la (in)felicidad. Lamentable el caso y sobretodos las consecuencias del mismo.

Juan Jesús Garza Onofre. Investigador del Centro de Derechos Humanos de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey. Twitter: @garza_onofre


[1] Desde Denise Maerker, Guillermo Osorno, Luis Rubio, Miguel Ángel Granados Chapa, Rafael Pérez Gay, José Carreño, Ciro Gómez Leyva, Denise Dresser, Catón, pasando por Juan Villoro, Sergio Sarmiento, Jorge Castañeda, Juan Manuel Villalobos, Ezra Shabot, Guillermo Sheridan, Héctor Aguilar Camín, José Antonio Crespo, Jorge Zepeda Patterson, Jean Meyer, Carmen Aristegui, Guadalupe Loaeza y hasta Carlos Fuentes (más todos los que omito y/o llego a olvidar). Además, sumemos obviamente los pronunciamientos de muchos Secretarios de Estado, Senadores, Diputados, Diplomáticos, el rector de la UNAM y diversos actores sociales como Alejandro Martí, Isabel Miranda de Wallace y Eduardo Gallo.

[2] El cual fue publicado hace 5 días, en un acto de trasparencia realizado por el nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, el Ministro Juan Silva Mesa (ahí el link: http://bit.ly/funVjS).

[3] Entre paréntesis se señala el número de página de la sentencia analizada.

[4] Declaraciones, ampliaciones, partes, informativas, dictámenes periciales, informes de policía, diligencias, etcétera.

[5] Tales como: Convención Americana de Derechos Humanos (950, 993, 1000, 1003 1435), Convención de Viena sobre Relaciones Consulares (981, 986, 1081), Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada (991 y 992), Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles (966 y 1069), Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (953, 1061, 1434); además pronunciamientos de la Corte Internacional de Justicia (989) y Jurisprudencia como Opiniones Consultivas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (981, 986, 1004, 1025, 1086).

Leer completo