Luego de la renuncia del anterior ministro, Eduardo Tomás Medina Mora Icaza, y del envío de una terna para cubrir esta vacante en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ha llegado el momento de que el Senado examine el perfil de las tres abogadas propuestas por el presidente de la República: Ana Laura Magaloni, abogada constitucionalista; Margarita Ríos Fajart, Jefa del Servicio de Administración Tributaria; y Diana Álvarez Maury, subsecretaria de Gobernación.

Aunque se trata de una designación de la mayor importancia para el país y la comisión de justicia del Senado ha dicho que hará un “riguroso escrutinio” de las candidaturas, lo cierto es que el procedimiento que aprobó esta comisión se encuentra muy lejos de los estándares deseados.

Ilustración: Estelí Meza

Lo primero que convendría destacar es que la comisión de justicia aprobó el acuerdo que establece el procedimiento el 3 de diciembre y citó a las integrantes para que asistan al Senado al día siguiente, esto es, el 4 de diciembre.

El procedimiento de las comparecencias es, además, extremadamente breve. Cada comparecencia durará un máximo de dos horas y será desahogada de manera individual en el orden siguiente: Diana Álvarez Maury a las 12:00; Ana Laura Magaloni Kerpel a las 14:00 y Ana Margarita Ríos Fajart a las 17:00 horas.

En su comparecencia, las candidatas apenas contarán con 15 minutos para exponer la idoneidad de su candidatura y su contribución como posibles integrantes de la SCJN. Después, los senadores que integran la comisión de justicia podrán realizar preguntas. Las preguntas de los senadores serán llevadas a cabo por los respectivos grupos parlamentarios en el orden siguiente: PT, PRD, PRI, MC, PVEM, PES, PAN y MORENA. Si estuvieran presentes integrantes del Senado que no sean integrantes de esta comisión también podrán formular preguntas, pero se establece como máximo siete participaciones de este tipo.

En su acuerdo, la comisión de justicia convocó a la sociedad civil para formular preguntas que consideren pertinentes, así como para enviar opiniones. Pero, de nuevo, dio un plazo brevísimo. La comisión determinó que las preguntas podrán ser presentadas hasta las 10:00 am del 4 de diciembre del 2019.1 Estas preguntas serán presentadas luego de las preguntas de los senadores y las aspirantes a ministras tendrán tiempo libre para contestar cada una de éstas.

Asimismo, la comisión convocó a la sociedad civil para manifestar su opinión respecto de las integrantes de la terna, las cuales podrán ser exhibidas hasta la misma hora en la secretaría técnica de la comisión de justicia. Una vez que sean realizadas las comparecencias, la comisión presentará el dictamen de elegibilidad correspondiente al Senado de la República.

Dados los limitados tiempos y espacios de participación ciudadana, las comparecencias de las aspirantes a ministra se vuelven todavía más importantes. Esta es la oportunidad que tienen los senadores, así como la sociedad en general, para conocer quiénes son las personas que integrarán el tribunal constitucional del Estado mexicano.

Podría pensarse que la comparecencia fue establecida con tan poca antelación porque debe desarrollarse antes del plazo de treinta días que la Constitución otorga al Senado para votar la terna. Sin embargo, las deficiencias de las reglas constitucionales para la designación no deben ser un pretexto para ignorar la importancia de una designación fundamental para el funcionamiento de nuestra democracia constitucional.

Incluso, parecería que este procedimiento de designación –al igual que los dos anteriores– constituyen un retroceso. En concreto, es posible identificar tres cuestiones imprescindibles para el desarrollo de las comparecencias y que el acuerdo de la comisión está lejos de promover adecuadamente: los documentos solicitados, el desahogo de las comparecencias y la participación ciudadana en el proceso.

Por ejemplo, en los nombramientos de 2015, fueron solicitados diferentes ensayos en donde las integrantes de la terna debían exponer su visión del derecho constitucional, los retos de la justicia constitucional en México y la exposición de tres ejecutorias de la SCJN, a fin de identificar su visión constitucional.2 Asimismo, en ese proceso se tuvieron 20 minutos para la exposición y no existía límite de tiempo para que respondieran.3

Respecto a la participación ciudadana, en 2012 y 2015 se estableció en los acuerdos de la comisión de justicia la posibilidad de que actores de la sociedad civil plantearan preguntas a los candidatos y las enviaran a la comisión para su desahogo, pero se otorgaron plazos más amplios que en esta ocasión para dichos envíos.4

Como se ha visto, el llamado “escrutinio riguroso” que empleó la comisión tiene deficiencias importantes. La documentación requerida no permite realizar ningún tipo de acercamiento a los criterios particulares de las integrantes de la terna, como sí ha sucedido en años anteriores. No existen criterios o principios claros que permitan orientar las intervenciones de los senadores así como de la sociedad civil, lo cual resultó problemático en 2018.5

En principio, las aspirantes tendrán tiempo libre para contestar cada pregunta. Sin embargo, materialmente, la comparecencia tendrá que ser desahogada dentro de los límites que la misma comisión instruye para el inicio de la siguiente comparecencia. La presente comparecencia tiene el propósito de desahogar todas las preguntas de los senadores y de la sociedad civil, con todo y el tiempo libre para darles respuesta en lo que parecen ser dos horas por aspirante.

Es imprescindible recordar que las designaciones en juego corresponden al más importante tribunal del país. Las autoridades responsables de diseñar las comparecencias no pueden perder de vista los ejes rectores de este tipo de procedimientos: la transparencia, la evaluación justa y detenida de las candidatas, la apertura del proceso y la justificación de la elección final, basada en una evaluación objetiva sobre el cumplimiento del criterio.6

Parece, sin embargo, que las dificultades coyunturales terminaron por imponerse. Habrá que ver el comportamiento de los durante estas breves comparecencias y, más importante aún, la forma en que procesan esta importantísima decisión para el Estado mexicano.

Rodrigo González Zuppa. Estudiante de la licenciatura en derecho del CIDE.


1 En el sitio del Senado de la República.

2 Informe final del Panel Internacional de Expertos para la elección de Ministra/o de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México pp 16-17.

3 Ibidem, 17-18.

4 Ibídem.

5 Ibídem, pp. 28

6 Ibídem, pp 9

Leer completo