— Los dioses defienden a los inocentes. Y vos sois inocente, o eso espero.
— (…) Espero que sepáis a qué estáis a punto de enfrentaros. Gregor Clegane es…
— ¿Grande? Eso tengo entendido.
— Mide más de dos varas y media y debe pesar al menos quince arrobas de puro músculo. Lucha con un mandoble, pero lo esgrime con una sola mano. En cierta ocasión cortó a un hombre en dos de un golpe. Su armadura es tan pesada que un hombre de menor envergadura no soportaría su peso, no hablemos ya de moverse con ella.
George R. R. Martin, Tormenta de Espadas.

“I´m Gonna Knock You Out”

Tras haber sido demandado por un monto de 550 mil dólares, por daños y perjuicios, Richard Luthmann, abogado neoyorkino y fan (confeso) de Game of Thrones, ha solicitado a la Corte Suprema de Nueva York, que el conflicto sea dirimido mediante un “juicio por combate”. El abogado, de 35 años, y nada enclenque, considera que su petición de juicio por combate es justa, y que este “mecanismo alterno” de resolución de controversias no se encuentra prohibido por la Ley Suprema de los Estados Unidos. El asunto se remonta a 2013, cuando Luthmann representó a la parte perdedora en una demanda judicial entre dos empresas de inversión. Su cliente, un tal Parker, debía 500 mil dólares a los demandantes. Entonces, Luthmann aconsejó a su cliente para que liquidara las cuentas en donde se ubicaba la cantidad debida, y que lo transfiriera fuera del alcance de los acreedores. Acto seguido, Parker se declaró insolvente (otras fuentes afirman que el hombre “desapareció sin dejar rastro”). En consecuencia, la parte ganadora resolvió demandar al abogado, argumentando que había ayudado a su cliente a ocultar sus activos y a escapar con el fin de evitar el pago.

game-of-thrones

“An unchristian, as well as most uncertain, method of trial”: Blackstone

Del escrito, sometido por Luthmann a la consideración de la Corte Suprema de Nueva York, el pasado 24 de julio de 2015, destaca lo siguiente:

  • El acusado invoca al Common Law con la finalidad de que se reconozca el derecho a entablar un juicio por combate en contra de sus demandantes y sus abogados.
  • En el apartado “Historia del juicio por combate”, recuerda que en la Inglaterra medieval, era conocido como Wager of battle, y fue introducido en el ámbito jurídico del Reino, tras la conquista Normanda, y se mantuvo vigente durante la Alta y la Baja Edad Media.
  • El primer Wager of battle fue el de Wulfstan vs. Walter, en 1077, once años después de la conquista Normanda. Significativamente, las fuentes sugieren que se trataba de una disputa entre un sajón y un normando.
  • El último juicio por batalla, en Inglaterra, sucedió en 1446: un sirviente acusó a su patrón por traición, se formalizó el desafío correspondiente, pero el patrón bebió demasiado vino antes de la batalla y fue liquidado por el sirviente.
  • En Estados Unidos, en tiempos de la ratificación del Bill of Rights, en 1791, el juicio por combate no fue declarado ilegal en ninguna de las trece colonias originales de los Estados Unidos (incluido el Estado de Nueva York), que heredaron el Common Law británico, tras la independencia en 1776.
  • Desde entonces, ningún tribunal estadounidense de la era post-independiente, ha abordado el tema; por tanto, el juicio por combate continuó siendo un derecho reconocido a las personas y una alternativa válida.
  • En Nueva York reconoce al juicio por combate como un método empleado frecuentemente para resolver controversias. Se cita, al respecto, un fragmento del caso Pando vs. Fernandez, resuelto en 1984: “…In ages past, controversies were not determined by marshaling an array of rational probative proof…trial by combat and trial by ordeal constituted proof of God’s will” (Pando v. Fernandez, 127 Misc.2d 224, 230-231 (Sup Ct., NY County 1984).
  • La Novena Enmienda dispone: “El hecho de que en la Constitución se enumeren ciertos derechos no deberá interpretarse como una negación o menosprecio hacia otros derechos que son también prerrogativas del pueblo”.
  • La referida novena enmienda es aplicable a los estados a través de la decimocuarta enmienda. Al respecto, el justice Arthur Goldberg (secundado por el chief justice Earl Warren y por el justice William Brennan) expresaron esa opinión concurrente en Griswold vs. Connecticut (381 U.S.  479 (1965). En Griswold se aprecia que los redactores de la Constitución consideraron la novena enmienda bajo una interpretación expansiva.
  • La Segunda Sala de la División de Apelaciones ha reconocido que la acusación privada en un caso penal tiene sus orígenes en el Common Law (Sedore v Epstein, 56 A.D. 3d 60, 64 (2nd Dept 2008) (citando a: State v. Storm, 141 NJ 245, 250, 661 A. 2d 790, 793 (1995).
  • Los alegatos de los demandantes se encuentran en la frontera penal. Por lo tanto, el que suscribe solicita respetuosamente a la Corte que la demanda sea desestimada, o bien, la realización de un juicio por combate, ya sea personalmente, o por medio de un champion.

“Trial by battle is a practice that no one defends any more”: Richard Posner

Resulta coincidente, que apenas una semana después del escrito presentado por Luthmann, el 1º de agosto de 2015, Michael Smith y Raj Shah, de la facultad de derecho de la universidad de California, en Los Angeles, publicaron en el número 164 de la revista Media & Arts Law Review, un artículo intitulado Arbitration by combat, donde encuentran ciertas “ventanas de oportunidad” al arreglo de ciertos conflictos “donde sea, y como sea”. Los autores analizan si la Federal Arbitration Act (FAA)¸ tutela la realización de arbitrajes por combate, en contra de interferencia estatal alguna, tomando como punto de partida la interpretación expansiva acerca de los alcances de la FAA efectuada por la Corte Suprema en el caso AT&T Mobility vs. Concepcion.1

Smith y Shah concluyen que, a pesar de que el juicio por combate es visto hoy en día como una reliquia de la barbarie, hay argumentos sólidos en torno a que los arbitrajes por combate se encontrarían amparados por la FAA, máxime, tras la sentencia del máximo tribunal en el caso referido, que estableció el canon al que debe apegarse todo arbitraje. Así —acotan los autores—, en la era post-concepción, la interrogante clave es el alcance de los cuatro atributos específicos del arbitraje reflejados en la sentencia: 1) celeridad y eficiencia; 2) informalidad procedimental; 3) libertad de las partes para designar a un árbitro calificado, y 4) un margen aceptable de error.

Por tanto, de acuerdo con los cuatro atributos fundamentales del arbitraje identificados en Concepción, existe —según Smith y Shah— una fuerte argumentación en el sentido de que el arbitraje por combate, llevado a cabo de acuerdo con las prácticas históricas, seguiría siendo válido, al amparo de lo que el Congreso resolvió al aprobar la FAA.

Al final, los autores de Arbitration by combat hacen una prudente acotación, sugiriendo que no se llegue a extremos como (ALERTA DE SPOILER) los que vemos en el combate entre Gregor Clegane y el príncipe Oberyn Martell, o el de Sandor Clegane contra Ser Beric Dondarrion, todos en Canción de Hielo y Fuego (a.k.a. Game of Thrones).

“¿Qué tal si se dan una vueltecita dentro de 100 años?”

Los sagaces argumentos de Michael Smith y Raj Shah, y los —un tanto más frívolos— de Richard Luthmann, ¿serán tomados en cuenta por la Corte Suprema de Nueva York?

O bien, el alto tribunal neoyorkino puede resolver como el Areópago de Atenas que, en un caso especialmente ambiguo, ordenó que una mujer acusada de homicidio, y su acusador, volvieran a presentarse al tribunal cien años más tarde.2

Alejandro Anaya Huertas. Licenciado en Derecho (UNAM); Maestro y Doctor en Administración Pública (INAP).


1 Agradezco a Adriana Laura Santana su colaboración en este apartado concerniente a AT&T Mobility vs. Concepcion.

2 El caso es relatado por Aulo Gelio, en el capítulo VII del Libro XII de sus Noches Áticas. También se relata en el Libro IX de Hechos y dichos memorables, de Valerio Máximo.