Nos encontramos a unos meses de que tenga verificativo la jornada electoral del proceso más grande de nuestra historia, el cual representa enormes retos para la elección de los más de 3,400 cargos que se elegirán el próximo 1º de julio de 2018. Por lo cual el ejercicio democrático del sufragio legitimará los diversos cargos de elección popular de quienes resulten ganadores en los comicios, y de los que mediante la fórmula de representación proporcional (plurinominales) alcancen un curul o un escaño para las minorías.

En ese sentido, el diseño de nuestro sistema electoral que combina la mayoría relativa y la representación proporcional, se logra que la voluntad del elector manifestada en el sufragio se traduzca lo más exactamente posible en lugares dentro de diversas instituciones. Llama la atención, que esta correspondencia se logra adecuadamente en la integración de órganos colegiados donde se elige por mayoría y por representación proporcional. Así, todas las opciones políticas, partidos y candidatos independientes deberían obtener un lugar conforme a estos principios, ya que así se integraría un órgano lo más exactamente posible a la voluntad ciudadana expresada en las urnas.

A todo esto, es oportuno preguntarse: ¿Qué pasará con los candidatos independientes cuando resulten ser minorías y, por lo tanto, no accedan a curules o escaños vía representación proporcional porque existe una prohibición legal? En diversas resoluciones, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tiene construida una línea jurisprudencial en la cual ha determinado que las candidaturas independientes son compatibles con el sistema de representación proporcional, además de que en regidurías tienen derecho de acceso al cargo.1 Es decir, la propia Sala Superior ha concluido que el registro de una planilla de candidaturas independientes para contender a integrar un ayuntamiento por el principio de mayoría relativa, es suficiente para participar en la asignación de regidurías por R.P.2

En esa tesitura, debe prevalecer la voluntad ciudadana expresada en el voto por encima de requisitos formales, ya que aquella es pilar de la democracia y fuente de legitimidad de la representación política que producen los sistemas electorales. En ese sentido, ¿podría vedarse el acceso de candidaturas independientes a congresos locales o, inclusive, al congreso federal como minorías?

Bajó esta óptica, parecería incorrecto negar tal acceso a las candidaturas independientes, además de que una decisión de ese tipo iría en contra de la progresividad en la tutela de derechos.  Asimismo, al incluir a los candidatos independientes en la asignación de lugares por representación proporcional, se estaría dotando del mismo valor a los sufragios emitidos en favor de ellos en relación con los de los partidos políticos.

Ante este panorama, ¿se inaplicará la restricción de las candidaturas independientes para participar y acceder en representación proporcional por considerarla inconstitucional? ¿El Instituto Nacional Electoral realizará una interpretación conforme para que puedan acceder y, por su parte, harán lo correspondiente los organismos públicos locales? Será interesante el desarrollo y desenlace de estas cuestiones, habrá que estar pendiente de lo que decidan las autoridades electorales.

Raúl Espinoza Gutiérrez. Licenciado en derecho por la UNAM con estudios de posgrado por la misma institución e investigador por la Universidad de Castilla la Mancha (UCML), España.


1 Jurisprudencia 4/2016 CANDIDATURAS INDEPENDIENTES. LAS RELACIONADAS CON LA INTEGRACIÓN DE AYUNTAMIENTOS, TIENEN DERECHO A QUE SE LES ASIGNEN REGIDURÍAS POR EL PRINCIPIO DE REPRESENTACIÓN PROPORCIONAL.

2 SUP-REC-814/2016.