De acuerdo con la Constitución mexicana,1 la pérdida del registro de un partido político nacional ocurre cuando no obtenga al menos el 3% de la votación válida emitida en cualquiera de las elecciones que se celebren para la renovación del Poder Ejecutivo o de las Cámaras del Congreso de la Unión.

A primera vista, la norma es clara al establecer la hipótesis en la que un partido debe perder el registro, es decir, fija un porcentaje numérico que está directamente relacionado con la votación recibida por cada uno de los partidos políticos.

Sin embargo, en la práctica su interpretación ha generado en cada proceso electoral un sinfín de discusiones respecto de cómo entender el porcentaje, la votación que debe tomarse en cuenta y hasta los efectos que ocasiona la pérdida de registro.

Las elecciones denominadas como las más grandes de nuestra historia del pasado primero de julio no han sido la excepción. El martes siguiente al día de la elección, durante una conferencia de prensa, los consejeros del INE adelantaron a los medios de comunicación que, de acuerdo con los datos que entonces tenían del PREP,2 los partidos Nueva Alianza (NA) y Encuentro Social (PES) perderían su registro legal.3

El domingo que concluyeron los cómputos distritales, la información sobre la posible pérdida de registro de esos partidos políticos se confirmó. En respuesta, tanto el secretario general del PES como el líder nacional de NA anunciaron que impugnarían los resultados por diversas irregularidades en el conteo de votos que les impidieron registrar más sufragios a su favor.4 Una vez que el Tribunal Electoral resuelva todas las impugnaciones que se hayan presentado en contra de los resultados de la elección, tendremos los números definitivos de todas las elecciones federales y, entonces, se podrá definir con certeza si esos partidos se encuentran por debajo del umbral legal mínimo de votos previsto por la norma para conservar su registro.

Conflictos interpretativos

El cuatro de julio, el académico Roberto Duque Roquero difundió a través de Youtube5 un video en el que afirmaba que a partir de los datos entonces disponibles del PREP, no serían dos, sino cinco los partidos políticos nacionales que perderían su registro.

Ello ya que cinco partidos políticos no alcanzaron al menos el 3% de la votación válida efectiva en cada una de las elecciones federales en las que participaron. Es decir, algunos de esos cinco partidos obtuvieron porcentajes superiores al 3% en la elección de diputados federales pero no en la presidencial o de senadores y viceversa.

La postura de Duque Roquero se basa en una interpretación gramatical que realiza a las normas aplicables al caso y, a partir de ahí, pone en entredicho la postura oficial del INE que únicamente contempla la posible pérdida de registro de dos partidos políticos nacionales. Al día siguiente de la difusión del video, el consejero presidente del INE se refirió indirectamente al posicionamiento de Duque Roquero en los siguientes términos:

…Creo que vale la pena también un llamado a la responsabilidad a los académicos para que éstos, que son tiempos de celebración no sean tiempos de ocurrencias, la ley es clara y entiendo que alguien pueda no gustarle lo que dice la ley, pero eso es un asunto que tiene que tratarse en un ámbito distinto al electoral…6

El asunto no terminó ahí, ya que unos días más tarde, Roberto Duque publicó nuevamente otro video7 en el que refrendó su posición original sobre la pérdida de registro de cinco partidos políticos, y demandó una disculpa pública del consejero presidente del INE, al haberse referido indirectamente a su interpretación con el calificativo de “ocurrencias”.

La consulta realizada por Encuentro Social

En marzo de este año, el PES le planteó una consulta al INE respecto de cómo debía interpretarse el porcentaje de votación para que un partido político mantuviera el registro, así como otras cuestiones relacionadas con las asignaciones de diputaciones federales por el principio de representación proporcional.

En respuesta a tal consulta, el consejo general del INE aprobó en mayo siguiente un acuerdo8 en el que concluyó que los partidos políticos nacionales conservan su registro al obtener al menos el 3% de la votación válida emitida, indistintamente, en la elección de diputados federales o en la de Senadores o en la de presidente de la República.

La postura oficial del INE parte de una interpretación gramatical, sistemática y funcional de las normas aplicables,9 y resalta que desde el año 1993 hasta la expedición de la Ley General de Partidos Políticos en 2014, prácticamente se ha mantenido la misma construcción semántica de la causa de pérdida de registro de un partido político nacional. Es decir, la redacción de la norma no se ha modificado.

Asimismo el criterio del INE se apoya en un par de criterios emitidos por la Sala Superior del Tribunal Electoral en los casos de Sonora y Durango, en el sentido de que basta que un partido político nacional obtenga el 3% de la votación valida emitida en alguna de las elecciones en las que compita para que pueda ser susceptible de conservar su registro, y acceder a las prerrogativas que prevé la ley.10

Así, resulta claro que la controversia sobre qué elecciones se deben tomar en cuenta para que un partido político pueda perder su registro se ha presentado en repetidas ocasiones.

El emblemático caso del PT

El 7 de junio de 2015, se llevó a cabo la jornada electoral en la que se eligieron diputados federales al Congreso de la Unión.

En agosto siguiente, el PT le planteó una consulta al INE para que se le precisara qué debe entenderse por “votación válida emitida” ya que en su opinión el concepto no era claro, en tanto que sólo resultaba aplicable para la asignación de diputaciones de representación proporcional, y no establecía definición alguna sobre la preservación del registro del partido político.

En su momento, el INE atendió la consulta11 y precisó que la “votación válida emitida” hace referencia a la asignación de diputados por representación proporcional y, de igual manera, resulta aplicable para determinar si un partido pierde o conserva su registro. La respuesta del INE se impugnó ante la Sala Superior del Tribunal Electoral, que confirmó la determinación y en esencia concluyó que para efectos de determinar si un partido tenía derecho a la asignación de diputados plurinominales y/o conservar su registro, se debía atender a la “votación válida emitida”.12

A partir de los resultados definitivos, y tomando en consideración lo resuelto por la Sala Superior, el INE concluyó que los partidos políticos nacionales del Trabajo y Humanista no obtuvieron al menos el 3% de la votación válida emitida y, por tanto, no tenían derecho a la asignación de diputados por el principio de representación proporcional.

El 6 de noviembre de 2015, el Consejo General del INE declaró la pérdida de registro del PT13 al no haber obtenido al menos el 3% de la votación válida emitida en esa elección. Nuevamente en contra de esa decisión del INE, el PT acudió ante la Sala Superior del Tribunal Electoral, la cual determinó revocar la decisión del INE. Según el Tribunal Electoral, la pérdida de registro de un partido político se traduce en la afectación directa del derecho humano de asociación en materia política de los militantes que lo integran. A partir de una interpretación pro persona, la Sala concluyó que la pérdida de registro afecta a los derechos fundamentales de la ciudadanía de votar y ser votado, ya que implica la supresión de una opción política por la que podría optar la ciudadanía en elecciones democráticas.14

Por ello, tomando en consideración que previamente se había anulado la elección del distrito 01 de Aguascalientes, la Sala decidió que se debería mantener el registro del PT en suspenso, hasta en tanto no se llevara a cabo la elección extraordinaria en ese distrito y se obtuvieron los resultados del cómputo correspondiente.

Paradójicamente en esa sentencia, la Sala Superior resaltó que su decisión no implicaba que el PT pudiera tener acceso a diputaciones por representación proporcional, sino que simplemente, en el mejor de los casos, que así ocurrió, podría mantener su registro como partido político nacional.

¿Por qué es tan complicada la pérdida de registro de un partido político?

El registro de un partido político implica muchas cosas. Para empezar la posibilidad de postular candidaturas a los diferentes cargos de elección popular, el acceso a prerrogativas tales como radio y televisión, financiamiento público, un régimen fiscal especial y el uso de franquicias postales y telegráficas para el cumplimiento de sus fines. Por ello, la batalla legal para evitar la pérdida de registro es compleja y se agota hasta las últimas consecuencias.

El Tribunal Electoral no ha sido siempre consistente en sus criterios relacionados con la pérdida de registro de un partido político. En particular, a partir del caso del PT, la Sala Superior abrió la posibilidad para que un partido que no hubiera alcanzado el 3% de la votación válida emitida, no acceda a diputaciones de representación proporcional, pero sí pueda recuperar votos en una elección extraordinaria para conservar su registro.

Bajo ese criterio, si el Tribunal Electoral determinara anular la elección de algún distrito electoral federal en el actual proceso electoral, entonces tanto NA como el PES tendría posibilidad de recuperar votos y conservar su registro.

Por otra parte, los procesos de liquidación de los partidos políticos han sido un verdadero dolor de cabeza para las autoridades electorales, además de sumamente costoso para el erario público, como en el caso del partido Humanista.15 Lo cual nos lleva a pensar que en cualquier caso, la autoridad electoral debería repensar el proceso de liquidación de un partido político, para en su caso, realizar las adecuaciones administrativas que correspondan o bien hacer una propuesta de reforma legal al Poder Legislativo.

Adicionalmente a lo anterior, habría que tomar en consideración que probablemente en el futuro cercano, la constitución de nuevos partidos políticos pueda endurecerse. Sobre todo a partir de la experiencia exitosa que tuvieron tanto el INE como los OPLES con la aplicación móvil para recabar apoyos de los aspirantes a una candidatura independiente.

Es decir, si la autoridad electoral decidiera utilizar nuevamente este tipo de tecnologías para acreditar la afiliación ciudadana a un partido en formación, posiblemente las organizaciones interesadas enfrentarían una problemática similar a la de los aspirantes a una candidatura independiente.16 Por tanto, resulta mucho más apremiante para los partidos involucrados conservar su registro en estas elecciones.

En resumen, la pérdida de registro de NA y del PES es una cuestión de gran relevancia para la vida política del país, ya en ambos procesos están involucrados recursos del erario público, el voto ciudadano y la credibilidad de las propias autoridades electorales. De ahí que valga la pena darle seguimiento a lo que resuelva el Tribunal Electoral en los próximos meses.

Francisco Zorrilla. Maestro en derecho por la Universidad Rheinische Friedrich-Wilhelms en Bonn, Alemania, especialista en derecho constitucional por la UNAM y licenciado en derecho por el ITAM. En su ejercicio profesional ha trabajado como abogado en diversos despachos, en el entonces Instituto Federal Electoral y en el Instituto Electoral del Distrito Federal. Actualmente se desempeña como Secretario de Estudio y Cuenta del Tribunal Electoral del Distrito Federal. Twitter: @pacozorrilla


1 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

2 Programa de Resultados Electorales Preliminares.

3Registro de Nueva Alianza y Encuentro Social se definiría hasta agosto”, Notimex.

4Por pérdida de registro, NA y PES impugnan ante el TEPJF”, El Sol de Puebla.

5 https://www.youtube.com/watch?v=0fBEoix159w

6Versión estenográfica de la conferencia de prensa que ofrecieron las y los consejeros del instituto nacional electoral, en la macrosala de prensa”, Notimex.

7 https://www.youtube.com/watch?v=bjw6f4QvUq0

8 Ver acuerdo INE/CG452/2018.

9 Artículo 41, párrafo segundo, Base I, párrafo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 94, párrafo 1, incisos b) y c) de la Ley General de Partidos Políticos.

10 Ver SUP-JRC-128/2016 y SUP-JRC-336/2016.

11 Ver acuerdo INE/CG641/2015.

12 Ver SUP-RAP-430/2015.

13 Ver resolución INE/CG936/2015.

14 SUP-RAP-756/2015.

15Liquidación de Partido Humanista es ‘desastroso’: INE”, Político.mx.

16 Munayer, Farah, “Por sus acciones los conocerás: las candidaturas independientes” en “El Juego de la Suprema Corte” Nexos, marzo 22.