[Polyamory] It´s not swinging.
It´s not Pokémon Go, you don´t have to catch them all.
Elf Lyons

 

“Hay que abrir la cabeza”

A finales de 2018, el nombre de la actriz argentina Florencia Peña ocupó la titularidad de los encabezados de varios periódicos, cuando tuvo que salir a aclarar una supuesta infidelidad por parte de su pareja, Ramiro Ponce de León, luego de que se difundieran audios de él manteniendo una conversación sexual con otra mujer. La actriz admitió que dichos audios eran verdaderos, y que si bien era todo consensuado, le dolió que se hicieran públicos: Tenemos una relación consensuada y abierta donde ninguno hace nada que no haya sido charlado, no quiero escuchar detalles en un audio y él tampoco de los míos“, apostilló. Se manejó entonces que Florencia Peña, con Ramiro Ponce, sostenía una relación poliamorosa, consensuada y abierta. Poco después, acudió al programa de TVAlmorzando con Mirtha Legrand, donde, tras informar a los telespectadores que siempre es bueno repensarse”, concluyó sentenciando que “el amor puede ser de muchas maneras…hay que abrir la cabeza”.

¿Qué es y que no es el poliamor? En la primera parte de su artículo sobre el tema, Martínez Torio hace las precisiones correspondientes:

  1. Desde tiempos inmemoriales ha existido, con diferentes variantes, esta forma de relación amorosa entre más de dos personas.
  2. La práctica del poliamor es bastante anterior al nacimiento de esta palabra.
  3. No es una relación basada en la poligamia.
  4. Tampoco se puede identificar con las relaciones extraconyugales o infidelidades.
  5. El libertinaje y su forma estructurada, el intercambio, también difieren del concepto de poliamor. A los poliamorosos, al no concebir que sus compañeros sean de su propiedad, no les suele gustar el término intercambio.
  6. Tampoco debe confundirse el poliamor con las situaciones convivenciales de ayuda mutua que regula el libro segundo del Código Civil de Cataluña(“Dos o más personas que conviven en una misma vivienda habitual y que comparten, sin contraprestación y con voluntad de permanencia y de ayuda mutua, los gastos comunes o el trabajo doméstico, o ambas cosas, constituyen una relación de convivencia de ayuda mutua, que se rige por los acuerdos que hayan estipulado o, en su defecto, por lo establecido por el presente título” (art. 240-1)
  7. El poliamor es la filosofía y la práctica de amar a varias personas simultáneamente de forma no posesiva, honesta, responsable y ética. Enfatiza en elegir conscientemente con cuantas personas se quiere estar involucrado en lugar de aceptar las normas sociales que dictan amar a una sola persona a la vez.
  8. El poliamor es un término general que sirve para integrar la tradicional relación multipareja, pero con un mayor sentido igualitario.
  9. Sexualove o eromance son otras palabras que se han acuñado para describir este tipo de amor.
  10. Sus principios rectores son: lealtad; fidelidad; honestidad; confianza; respeto; dignidad; comunicación; negociación y la no posesividad.

El mismo autor hace hincapié en que no todas las relaciones poliamorosas son iguales. Y un esbozo taxonómico digno de mérito, fue elaborado por la agrupación “Poliamor Xalapa”, que identifica, gráficamente, distintos tipos de relaciones:

  1. Monogámicas: monógama ideal; monógama realista; engaño o adulterio, y monogamia serial.
  2. Abiertas: relación a ojos cerrados; relación abierta, y poligamia tradicional.
  3. Poliamor: trieja; triángulo; polifidelidad; jerárquico; no jerárquico, swingers, y anarquía relacional.

En esta nota daré cuenta de algunas historias de éxito en el ámbito del poliamor y de otros vínculos poliafectivos.

Triejas

En estos vínculos, cada uno ama a dos del grupo (cfr. Poliamor Xalapa), y daré cuenta de los siguientes casos:

a) Tailandia. En febrero de 2015, el New York Post –hoy un tabloide de chismes baratos, pero no se olvide que fue fundado en 1801, por Alexander Hamilton-, dio cuenta de la primera trieja del mundo en haber contraído nupcias, en la provincia de Uthai Thani, Tailandia. El triple “sí, acepto”, fue dado por Joke, Bell y Art, tres hombres que se casaron el día de San Valentín. Y si bien, la ley tailandesa no reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo, la trieja celebró una simbólica ceremonia budista.

b) Brasil. Si bien el caso tailandés de 2015 fue dado a conocer como la primera trieja del mundo, existe un antecedente suscitado en una Notaría brasileña, en agosto de 2012. Así, la notaria Claudia do Nascimento Domingues, del municipio de Tupã (São Paulo), autentificó como unión estable la relación “poliafectiva” entre dos mujeres y un hombre, aclarando que “existe una relación afectiva entre las tres personas, no se trata de un hombre viviendo con dos mujeres”. Y en octubre de 2015, una empresaria y una dentista, ambas de 32 años, y una gerente administrativa, de 34, oficializaron su relación en una Notaría de Río de Janeiro. La escritura firmada por las tres mujeres, que vivían juntas desde tres años atrás, las reconoce como familia, establece la separación de bienes, y da potestad a cada una de ellas para decidir sobre posibles cuestiones médicas de sus cónyuges. La trieja, además, declaró en el documento su intención de que la empresaria tenga un hijo por inseminación artificial y que en el certificado de nacimiento del bebé se contemplen los apellidos de las tres. Las consortes firmaron también tres testamentos en los que dividen sus bienes en caso de fallecimiento.

c) Canadá. También con anterioridad a lo ocurrido en Tailandia, se dio el caso de un matrimonio entre dos hombres, que decidieron divorciarse, para poder incluir en su relación, en igualdad de condiciones, a un tercer varón. Así, Adam y Shayne, una pareja residente en Nueva Escocia, decidieron divorciarse para incluir en su relación a Sebastian, al que conocieron en una salida nocturna en septiembre de 2012. La nota de Daily Mail, informa que, al 2015, la trieja permanecía unida y ponderando tener un hijo, para lo cual contarían con la ayuda de una hermana de Shayne (que actuaría como madre subrogada) y de la hermana de Sebastian (que actuaría como donante del óvulo).

d) Colombia. El 3 de junio de 2017, tres hombres acudieron ante el Notario Sexto de Medellín, para llevar a cabo la constitución de régimen patrimonial de trieja. En su primera página, la Escritura Pública número 2075, el notario Rodrigo Alberto Sierra Londoño, da fe de que: “En la ciudad de Medellín Departamento de Antioquía, a los tres días del mes de junio de 2017, ante mi…comparecieron Víctor Hugo Prada Ardila (…), John Alejandro Rodriguez Ramírez (…) y Manuel José Bermúdez Andrade (…), todos residentes en la ciudad de Medellín, quienes hacen las siguientes manifestaciones de voluntad: Primero. Constitución Social. Que mediante este documento constituyen sociedad de hecho-régimen patrimonial especial entre trieja previas las siguientes declaraciones. Segundo. Fundamento para la constitución social. Deseamos conformar un régimen económico cuya base es la relación de trieja que tenemos actualmente, ya que de no serlo no lo estaríamos llevando a cabo…”

Al respecto, Germán Humberto Rincón Perfetti, el abogado que estuvo detrás de esta unión entre tres hombres, no ocultó su orgullo: “El documento es de mi creación, hice una mixtura de argumentos del derecho internacional, de derecho constitucional y derecho interno colombiano, y así lo planteé ante el notario, que dijo que legalmente estaba tan bien hecho que no podía negarse a firmarlo”, cinceló.

Pero el optimismo de Rincón Perfetti no es compartido en varios tamices colombianos; así, el diario El Tiempo, da cuenta de que notarios, exmagistrados, activistas LGBTI, constitucionalistas, y hasta el mismo abogado que representó a la trieja advirtieron que ni las leyes ni la jurisprudencia han abierto espacios para matrimonios de tres. Así, un notario de Bogotá que ha legalizado varios matrimonios del mismo sexo, dice que si bien la Corte Constitucional ha ampliado el concepto de familia, y estableció que la unión entre parejas del mismo sexo es un matrimonio, los fallos y todo el ordenamiento legal reconocen relaciones entre dos personas, sean o no del mismo sexo. Por su parte, al ser un contrato de “régimen patrimonial especial de trieja”, según Elizabeth Castillo, abogada y activista LGBTI, si la trieja llegara a disolverse, no habría lugar a una separación de bienes, “porque no es una unión marital de hecho ni una liquidación de sociedad conyugal, ya que este no es un matrimonio”. Adicionalmente, ni en la definición de la Carta colombiana, ni en la que aparece en los fallos de la Corte, aparecen familias integradas simultáneamente por más de una pareja.

Para concluir este apartado, cito un fragmento del Estudio sobre la reforma del Código Civil en materia de matrimonio entre personas del mismo sexo, elaborado allá por 2005 en el Consejo General del Poder Judicial español: “La ley puede y debe fijar la forma del matrimonio, los derechos de los cónyuges, las causas de separación y hasta la edad, pero no puede alterar el concepto mismo de matrimonio. Y llamar matrimonio a la unión de personas del mismo sexo es un cambio radical, como lo sería llamar matrimonio a la unión de más de dos personas, o la unión sometida a un plazo de un año, tras el cual se produjera la disolución automática, etc.” Y, por supuesto, en el Estudio del Consejo General, no se hace referencia a los casos de quienes han “contraído matrimonio” con personas morales o con entidades diversas: Magali Jaskiewicz (casada con Jonathan George, su prometido, que había muerto, un año antes, en un accidente de tránsito); Amy Wolfe Weber (casada con la Montaña Rusa); Amanda Whittaker (casada con la Estatua de la Libertad); Rose Le Pont du Diable (casada con un puente del Siglo XIV); Eija-Riitta Berliner-Mauer (casada con el Muro de Berlín); Lauren Adkins (casada con un afiche de cartón de tamaño natural que representa a Robert Pattinson); Edward Smith (casado con su Volkswagen Sedán); Lee Jin Gyu (casado con una almohada); Sal-9000 (es el “nick” de un gamer, casado con el personaje de un videojuego); Erika La Tour (casada con la Torre Eiffel); Liu Ye (casado con un afiche de cartón de tamaño natural que representa… a sí mismo); Josh “N” y Greg “N” (casados con su Xbox One); Richard Torres (casado con un árbol); Linda Ducharme (casada con la Rueda de la Fortuna); Babylonia Aivaz (casada con un almacén); Joachim “N” (casado con una locomotora); Chang His-hsum (casado con una Barbie); Amanda Rodgers (casada con un perro); Mark “N” (casado con un salvavidas con forma de orca); Carol “N” (casada con una estación de trenes), etc.

De la patria potestad al parental team

La patria potestad, considerada como un asunto de “más dos personas” se ha ido abriendo paso en las mesas de discusión. Por ejemplo, en septiembre de 2011, en India, un niño nacido tras una violación múltiple fue registrado con tres padres. Las autoridades dieron inicio a una investigación para averiguar por qué se había registrado a esos “tres padres”, por cierto, los hombres que supuestamente habían cometido el delito. El caso ocurrió en el distrito de Dindori, después de que el niño, ya entonces con siete años, presentara su certificado de nacimiento para lograr su admisión en una escuela de primaria. “Es un caso muy extraño, inaceptable, que ocurre una vez entre un millón”,dijo G. V. Reshmi, una funcionaria local.

En 2016, nació en México un bebé con tres padres genéticos, se trató del primer bebé nacido gracias a un procedimiento reproductivo que incorpora el ADN de tres personas para librarlo de una enfermedad hereditaria de su madre. Dicho nacimiento tiene una peculiaridad añadida: además de permitir que padres con mutaciones genéticas raras tengan bebés sanos, en este caso, además, no se han tenido que destruir embriones.Los progenitores, de origen jordano, llevaban 20 años intentando formar una familia; y como resultado de la técnica de “transferencia pronuclear”, el bebé tiene el ADN de su padre y de su madre, más una pequeña cantidad de código genético de una donante.

Pero ¿cómo se judicializa la poliafectividad en el ámbito de las relaciones familiares? Tres casos resultan emblemáticos.

a) Canadá. En enero de 2007, el Tribunal de Apelaciones de Ontario reconoció oficialmente que un niño de cinco años tiene dos madres y un padre. Lo anterior, debido a que el tribunal de dicha localidad decidió que una mujer que vive en pareja con la madre del niño, también debía ser reconocida como su madre. Anteriormente, una instancia inferior había rechazado esa condición argumentando que la legislación de la provincia sobre la familia reconoce una sola madre y que no tenía autoridad para modificar la norma.

b) Italia/España. En enero de 2015, un Tribunal en Turín resolvió que un niño tiene dos madres: una italiana y otra española, con las que tiene un vínculo biológico. Una donó el óvulo para concebirlo mediante inseminación, la otra llevó adelante el embarazo. Ambas mujeres, que se casaron y después se divorciaron en Barcelona en el 2014, fueron reconocidas en España como las madres del niño y se les dio la custodia compartida. En el registro civil se les indica como “Madre A” y “Madre B”. Pero esto se complicó cuando ambas mujeres quisieron transcribir los datos en el registro italiano. Una Corte de primera instancia rechazó tal transcripción por considerar que era “contraria al orden público”. Y el Tribunal de Apelación de Turín (conformado por las magistradas Silvia Daniela; Daniela Giannone, y Federica Lanza), resolvió que “la no transcripción del acto de nacimiento limita el derecho a la identidad personal del menor”; y agregó: “las dos mujeres son madres, porque el interés prevalente es la tutela jurídica del menor”.

c) Estados Unidos. En marzo de 2017, el juez H. Patrick Leis, III, concedió la tri-custodia de un niño a un hombre y dos mujeres. Todo empezó en 1994, cuando se casaron de Dawn y Michael Marano. En 2001, su vecina, Audria García (quien acababa de cortar con su novio) empezó a entablar una relación sentimental con la pareja, al punto de que se mudó a vivir con ellos. La trieja de hecho deseaba tener un hijo, y teniendo en cuenta que Dawn era infértil, no fue difícil elegir a Audria como la madre de la relación. El seguro de Dawn cubrió los gastos del embarazo de Audria, hasta que el nació. Y hasta ahí todo fue “miel sobre hojuelas”. Pero cuando el bebé cumplió 18 meses, las dos mujeres ya no querían vivir con Michael: la trieja se había quebrado, y quedaba por resolverse el espinoso tema de la custodia (que en principio, dejaba fuera a Dawn, quien no era la madre biológica). Y en una de esas decisiones, consideradas sin precedentes(si hay uno, al menos. Véase: Brooke S.B. v. Elizabeth C.C.) el juez neoyorkino resolvió: “En suma, la demandante, el demandado y Audria crearon esa dinámica familiar poco convencional, al acordar tener un hijo juntos y criar a “J.M” con dos madres. Por tanto, la Corte considera que, en aras de los mejores intereses de “J.M”, es preciso garantizar que continúe su relación con la demandante. Nadie les dijo a estas tres personas que crearan este tipo de relación única. Tampoco nadie le dijo al demandado que concibiera un hijo con la mejor amiga de su esposa, o que lo criara, identificando a las dos mujeres como su madre. La petición del demandado para que la demandante no tenga la custodia ni visitas a “J.M.”, es inadmisible, dado el vínculo de “J.M.” con la demandante, y por el rol del demandado en la creación de ese vínculo. Una persona, simplemente, es responsable de las consecuencias naturales y previsibles de sus actos, especialmente, cuando se trata del interés superior del menor…Como resultado de las decisiones adoptadas por los tres padres, este niño considera, tanto a la demandante, como a Audria, como sus madres. Ordenar otra cosa, que no sea la custodia compartida, podría derivar en la exclusión de la demandante en la vida de “J.M.”, lo que tendría consecuencias devastadoras para este niño. En consecuencia, se concede la tri-custodia”.

Epílogo

Al tomar postura sobre el poliamor, Martínez Torio concluye que no existen motivos para excluir el poliamor del amplio concepto de familia, ni tampoco para extraerlo de la protección familiar [a la vez que] no es necesaria una regulación específica para cada tipo de situación jurídica, como es el poliamor, sino que basta con reglas generales correctamente redactadas que actúen a modo de principios vertebradores de la sociedad. En este punto juega un importante papel la autonomía de la voluntad.

Por su parte, Elf Lyons, comediante, escritora y actriz británica, comparte su testimonio sobre el poliamor: “…es una filosofía…es la forma de amar más empoderante que he encontrado…Siento que es peligroso pensar que eres la única persona que puede completar la vida de otra persona…”

Posturas en contra de los vínculos poliafectivos brotarán a borbotones; posturas a favor de vínculos de esta índole podrían comenzar sus manifiestos con estos epígrafes: “Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos” (Zig Ziglar), o “El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos” (Michael Jordan).

Alejandro Anaya Huertas. Doctor en Administración Pública; Maestro en Administración Pública; Licenciado en Derecho. Autor de: “Jueces, Constitución y Absurdos Jurídicos”.