Durante el sexenio de AMLO se elegirán a tres ministros de la Suprema Corte. La silla que dejó José Ramón Cossío Díaz quedó a cargo del ahora ministro Juan Luis González Alcántara, presidente de la Primera Sala. Por su parte, la vacante de la ministra Margarita Luna Ramos queda pendiente y estamos cerca de ver el nuevo rostro de la ministra que ocupará su lugar.1

En este sentido, el pasado 4 de marzo se realizó ante el Senado las comparecencias de las candidatas2 a ministra. Inmediatamente, al concluir las comparecencias, las redes sociales explotaron. La opinión pública se inconformó con varias de las respuestas que proporcionaron las candidatas,3 así como por la cercanía de éstas con el presidente.

La experiencia relativa al procedimiento de designación de ministros en cuanto a las últimas comparecencias en estos años, abre la puerta para discutir si es correcto el actual procedimiento o debe modificarse. En ese sentido, estimo conveniente abrir el debate para modificar en su totalidad o, al menos, mejorar ciertos aspectos del procedimiento de designación de ministros. Por lo tanto, pretendo utilizar estas líneas para comparar los procedimientos entre ciertos países y analizar qué elementos diferentes o similares tienen entre ellos y, de esta manera, evaluar si garantizan o no la independencia judicial.

La Constitución4 mexicana establece que la designación de un ministro de la Suprema Corte exige que el Ejecutivo someta a la consideración del Senado de la República una terna de candidatos para que, previa comparecencia, éste designe a un candidato. Se requiere una votación de las dos terceras partes de los miembros presentes en un plazo de 30 días, de tal forma que si un candidato obtiene el voto calificado dentro de dicho plazo, ahí se materializa la designación del ministro. Sin embargo, el mismo texto constitucional prevé varios escenarios. Uno de ellos es que si en el plazo de 30 días el Senado no se pronuncia, el presidente podrá designar directamente al candidato que él estime pertinente de la terna presentada.5 Por otro lado, si el Senado llegara a votar por los candidatos, pero ninguno logra obtener la mayoría calificada, entonces, el Ejecutivo tendría que someter una nueva terna. Por último, si ninguno de los candidatos de esta segunda terna no obtiene la mayoría necesaria para ser designado como ministro, entonces, el presidente unilateralmente elegirá a uno de éstos para el cargo.

Sobra mencionar que una de las principales críticas en contra de este procedimiento de designación es que, a fin de cuentas, el Ejecutivo no puede perder.6 Se trata, pues, de un juego institucional de ganar-ganar para él.7

Por otra parte, vale subrayar que el presidente AMLO jamás justificó por qué las actuales candidatas son las idóneas para ocupar una silla de la Suprema Corte. En su conferencia de prensa matutina,8 únicamente esbozo una breve semblanza de éstas, asegurando que cumplían con los requisitos exigidos. Lo ideal, sin embargo, sería que el Ejecutivo justifique las razones que lo llevaron a determinar que ciertos candidatos son los idóneos para incluirlos a la terna.9 Esto ya se contempla en el caso del tribunal fiscal. El artículo 43 de la LOTFJA10 establece lo siguiente:

Artículo 43. Los Magistrados de la Sala Superior serán designados por el Presidente de la República y ratificados por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes del Senado de la República o, en sus recesos, por la Comisión Permanente. Durarán en su encargo quince años improrrogables.

Para las designaciones a que se refiere el presente artículo, el titular del Ejecutivo Federal acompañará una justificación de la idoneidad de las propuestas, para lo cual hará constar la trayectoria profesional y académica de la persona propuesta, a efecto de que sea valorada dentro del procedimiento de ratificación por parte del Senado. Para ello, conforme a la normatividad de ese Órgano Legislativo, se desahogarán las comparecencias correspondientes, en que se garantizará la publicidad y transparencia de su desarrollo. [Énfasis del autor]

Como se puede observar, la designación de los magistrados fiscales resulta ser prácticamente igual al nombramiento de los ministros. La diferencia substancial radica en que, para los magistrados fiscal, el Ejecutivo sí tiene la obligación de justificar la idoneidad de las propuestas que él someta.

En abono a este argumento, el año pasado, el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción obtuvo un amparo11 contra el entonces presidente Peña Nieto y la pasada legislatura, por no haber evaluado y transparentado la idoneidad de los magistrados anticorrupción que en su momento propuso. El juez en su sentencia12 ordenó que el presidente justificase y transparentase la idoneidad de las personas que aspiran a tal puesto.13 Pero la justificación del presidente es un primer paso, pues resulta completamente relevante que el Legislativo justifique a su vez su votación.14

Algunas visiones comparadas

La independencia judicial es un elemento fundamental para el correcto funcionamiento de las corte supremas y, para garantizarla, es importante contar con un correcto procedimiento de designaciones. De tal forma que me di a la tarea de revisar brevemente los países con mejor y peor índice de independencia judicial. Así, el Reporte Global de Competitividad 201815 coloca a México en el puesto 110 (de 140). Veamos si el procedimiento de selección de los juzgadores de órganos judiciales límite, en países con mayor independencia judicial, es similar o distinto al mexicano.

Finlandia:16 Su Corte Suprema se compone por 15 magistrados y un presidente. Estos juzgadores emiten al Ejecutivo una recomendación de jueces como candidatos y es el Ejecutivo quien, derivado de la recomendación de los magistrados de la Corte, elige al nuevo juzgador que la integrará. Para poder ser miembro de la Corte Suprema, la Sección 2 del Acta 74/191817 establece como requisitos únicamente ser una persona justa y calificada en el derecho, la cual deberá tener experiencia dentro de la judicatura.

Países Bajos:18 El artículo 118.1 de la Constitución de los Países Bajos19 indica que la Cámara baja de los Estados Generales (Legislativo) emitirá una lista de tres candidatos, y el nombramiento final lo realiza la Corona.

Nueva Zelanda: Los magistrados de la Corte de Nueva Zelanda son designados directamente por el Gobernador General; sin embargo, el Acta de la Suprema Corte de 2003 establece que los posibles candidatos se hayan desempeñado obligatoriamente en el Tribunal Superior o en el Tribunal de Apelaciones,20 e indica que su mandato no podrá excederse de 24 meses o al cumplir 75 años.

Como podemos observar, estos países que tienen una sólida independencia judicial, también participan sujetos políticos21 en sus respectivos procedimientos de designación de magistrados, y es justamente aquí donde vale la pena preguntarnos: si los procedimientos no son realmente tan diferentes ¿cómo es que estos países tienen un buen nivel de independencia judicial?

Los procedimientos de designación de altos jueces alrededor del mundo son muy similares. Al que debemos reprochar es el de Bolivia, cuya Constitución22 indica que los magistrados del Tribunal Supremo serán elegidos mediante el sufragio universal; a la Asamblea Legislativa le corresponde preseleccionar, votar y remitir al cuerpo electoral para la selección final a los candidatos.23

Podría argumentarse que el actual procedimiento de designación es correcto, pues en él sí se garantiza la división de poderes al incluir al presidente, mediante la formulación de la terna de candidatos, y al legislativo, a través de la votación a favor de uno de éstos. La realidad, no obstante, demuestra lo contrario. Urge esta discusión e incluir a la sociedad civil para que su participación pueda verse materializada y sea un verdadero contrapeso o, al menos, sus preocupaciones valgan dentro del Senado.

Óscar Leonardo Ríos García. Abogado por la Universidad Marista de Mérida.


1 Falta la tercera y última terna para ocupar la silla que dejará el ministro José Fernando Franco González Salas.

2 Las candidatas propuestas en la primera terna de AMLO son: Yasmín Esquivel Mossa, Celia Maya García y Loretta Ortiz Ahlf, en orden de comparecencias del pasado 4 de marzo de 2019.

3 Tan es así, que en Twitter surgió el hashtag #RechacenLaTerna

4 Artículo 96.

5 Forzosamente tendrá que ser una de las personas que se encuentran dentro de dicha terna.

6 Javier Martín Reyes ya ha escrito en este mismo espacio sobre la misma premisa: https://eljuegodelacorte.nexos.com.mx/?p=4431

7 Para poder observar el comportamiento de las votaciones de los ministros, recomiendo la siguiente obra: Andrea Castagnola; Saúl López Noriega (editores), “El rol de la Suprema Corte en la consolidación democrática de México”, Tirant Lo Blanch, México, 2016.

8 Cuando hizo pública la primera terna.

9 Además, dicha justificación debe hacerse pública para el conocimiento de todos.

10 Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Administrativa. Recordemos que este ordenamiento jurídico es una de las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción de mayo de 2015.

11 Amparo Indirecto 589/2018, Juzgado 8° de Distrito en Materia Administrativa del Primer Circuito Judicial.

12 Es importante mencionar que, esta sentencia de amparo no se ha cumplido.

13 La sentencia indica lo siguiente: “señalando en un apartado específico de manera pormenorizada e individualizada a través de una motivación reforzada por qué las personas resultan idóneas para ocupar el cargo, detallando los méritos, la calidad ética y profesional que cada uno tenga en las materias específicas…”Amparo Indirecto 589/2018 del Juzgado 8vo de Distrito en materia administrativa del Primer Circuito Judicial, pág. 86. Aquí la sentencia: http://cpc.org.mx/wp-content/uploads/2018/08/Sentencia-5892018.pdf

14 Sería importante definir si basta nada más con una sola justificación por parte de la Comisión de Justicia del Senado, o una justificación por cada Senador que participe en la designación. Geraldina González de la Vega propuso esto extraordinariamente en: https://eljuegodelacorte.nexos.com.mx/?p=4431.

15 The Global Competitiveness Report 2018, pág. 393.

16 Finlandia obtuvo el primer lugar en independencia judicial en el Reporte Global de Competitividad 2018.

17 Para su consulta: https://www.finlex.fi/en/laki/kaannokset/1918/en19180074.

18 Países Bajos obtuvo el cuarto lugar en independencia judicial en el Reporte Global de Competitividad 2018, pág. 425.

19 Constitución de los Países Bajos. Para su consulta: https://wipolex.wipo.int/es/text/191759

20 Artículos 20 y 23 del Acta de la Suprema Corte de 2003. Para su consulta en: http://www.legislation.govt.nz/act/public/2003/0053/latest/DLM214028.html

21 Poder Ejecutivo y Poder Legislativo.

22 En su artículo 182.

23 Voto de dos tercios de los miembros presentes.