“Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?”

     (Evangelio según Mateo 2:1)

 

En tierra de humanos

El mundo jurídico  se encuentra construido con una infinidad  de conocimientos reunidos para el consumo humano, y no es para menos, indudable es, que forma parte de nuestra cultura. Es decir, del conjunto de modos de vida, costumbres, conocimientos artísticos, científicos e industriales que entre otros en una época, identifica a un grupo social[1], todo lo que nos rodea y nos hace humanos, eso es nuestra cultura.

Pero sí descomponemos esta partícula amorfa, descubriremos dentro de ella el humor, como un átomo elemental, influyente de todas las producciones artísticas humanas, como obras de teatro o cine, y no sólo eso sino que forma parte de nuestra vida cotidiana.

Indudablemente que esta ilustración con una pincelada del cubismo de Picasso[2], nos clarifica porque en el derecho encontramos diversos casos con trazos de humanidad, desde aquellos que tocan las fibras más sensibles, hasta los que sirven más que la hierba sardonia para configurar una monumental sonrisa, claro, con la compañía inseparable de una  armoniosa carcajada. En el descrito encuadre, configura perfectamente el proceso al que nos avocaremos.

Advierto que aunque relea el título e intente en su ingenuidad perversa ver un encabezado distinto, la realidad es una sola; el Rey Mago Baltasar puesto tras las solapas intenciones de un tribunal; ya se han documentado en este blog procesos contra dios y contra el diablo, ahora es el turno de este personaje místico, adorado por los menores.

La cabalgata cruenta

Todo inició en los confines de Huelva, España, cuando la presunta víctima acudió en el año 2010 a una cabalgata, en la cual, los famosos reyes arrojaban caramelos por los rincones de la ciudad, pero al parecer de la accionante, más bien parecían armas letales, tal misiles nazis en territorio judío, pues en su narración describe que uno lo golpeo con tal “ímpetu”, que le causo una inevitable lesión en el ojo.

Así es como el magistrado No. 4 de Huelva, Javier Pérez Minaya,  conoció del asunto de lesiones por imprudencia sustanciado contra el Rey Mago Baltasar, pero atento a tan ocurrente pretensión, no quiso quedarse atrás en la redacción de su resolución.

Con un preludio descansado, el pícaro juzgador, emprende el análisis de la posibilidad de encontrarse impedido legalmente para conocer el asunto, toda vez que podría existir amistad manifiesta entre su persona y el procesado, pues confiesa, que hasta donde tienen cabida sus memoria, el Rey Baltasar, en concurso con Melchor y Gaspar, le han venido ofreciendo presentes cada seis de enero, sin embargo no formula la abstención, dejando a salvo el derecho de recusar del afectado, en virtud de que la persona denunciada puede tratarse de alguien más, personificando a dicho Rey.

Acto continuo, en seguimiento a este montaje escénico, el Mollier del siglo XXI cuestiona su competencia territorial, ya que el Rey Mago Baltasar podría gozar de inmunidad, puesto que no es de España, y notoria es, su procedencia de Oriente, pero resalta que en más de dos mil años no se ha clarificado su país de origen, por lo que, al desconocer su nacionalidad, considera imposible pronunciarse al respecto.

Como gran final, en un juicio de razonabilidad, resuelve que cuando una persona acude a una cabalgata de los Reyes Magos, ante lo obvio que es el hecho de que se arrojen caramelos durante tal acto, se encuentra permitiendo el riesgo real y conocido de que se le pueda producir algún daño relacionado con el evento, -tal como pasa en un partido de futbol o en una corrida de toros-[3] en tal tenor, sobresee el asunto, cerrando el telón de la causa, entre un auditorio compuesto de rítmicos aplausos. Ahora al menos sabemos los riesgos que aceptamos cuando acudimos a disfrutar de una cabalgata de los Reyes Magos.

Nota: La sentencia integra de este caso puede consultarse aquí.

 

Mac Quetzin Murillón Duarte. Oficial administrativo del Poder Judicial Federal, miembro del grupo académico Humaniza y colaborador en Crónicas Revista. Twitter: @MacMurilon


[1] El Diccionario de la RAE en su vigésima segunda edición, establece varias acepciones de la palabra cultura, para esta ocasión se optó por la que correspondía más adecuadamente a nuestra descripción, las definiciones pueden consultarse en http://lema.rae.es/drae/?val=cultura

[2] No se usó el nombre completo de Picasso que según wikipedia es “Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso”, ¿será?

[3] Esta teoría ha sido utilizada ya por otros tribunales, como por ejemplo en un caso acontecido en Australia, donde  se decidió que Wikings  no tenía derecho a una compensación, aún y cuando quedo cuadripléjico desde los 14 años al golpearse en una piscina, por su altura fuera de lo convencional, porque aún ante el conocimiento de los riesgos que implicaba su actuar, los paso por alto, este caso puede ser leído en la las páginas 7 y 8, del Reporte de la Magistratura en el Mundo de 2 de enero de 2013.

Te recomendamos: