enero 12, 2012

¿Qué es una opinión amicus curiae?

La amicus curiae, expresión latina que literalmente se traduce como “amigo de la corte”, es una institución derivada del derecho romano utilizada principalmente en el derecho anglosajón. Su objetivo es abrir la posibilidad a terceros que no son parte de un litigio, pero que poseen un interés demostrable y justificado en la resolución de éste, a promover voluntariamente una presentación que contiene una opinión técnica mediante la cual aportan elementos que pueden resultar jurídicamente trascendentes al momento de que el juzgador resuelva sobre la materia del litigio.[1] Por derivar de la tradición jurídica anglosajona es de poca aplicación en el sistema legal mexicano; sin embargo, a partir de su reconocimiento en el derecho internacional, ha comenzado a tener una paulatina aceptación en los países pertenecientes al sistema jurídico de derecho continental.[2]

Conviene destacar algunas características de ésta:[3]

  1. Su campo más común de aplicación es en los litigios que están sometidos a una reconsideración por un tribunal de mayor jerarquía, aunque esto no es una regla obligatoria.
  2. Es común que se utilice al discutirse temas relativos al interés público (problemas sociales o libertades civiles, por ejemplo). En la historia jurídica estadounidense ha sido utilizada en litigios que implican temas como derechos civiles (Brown v. Board of Education, 1952), pena capital, protección al ambiente, igualdad de géneros, adopción infantil, o discriminación positiva.
  3. Los amici curiae (amigos de la corte) también pueden informar al juzgador sobre temas técnicos específicos, como la competencia, el procedimiento apropiado para ejecutar los derechos derivados de un título de propiedad o un testamento, por ejemplo, o incluso presentar evidencia para que se deseche un litigio por demostrar que las partes no se están conduciendo con honestidad en éste (colusión, ser ficticio, etc.).
  4. En la práctica legal estadounidense, tratándose de apelaciones, sólo es admitida la opinión de un amicus curiae cuando éste posee consentimiento de todas las partes, o bien lo obtiene por parte del juzgador durante el curso del procedimiento. Excepcionalmente, se permite adherir al expediente el escrito cuando todavía no es legalmente admitido, preventivamente.
  5. El escrito debe contener y demostrar la justificación del interés de quien lo presenta, y debe presentarse durante los plazos otorgados para presentar el escrito al que el amicus complementa.

La forma de proporcionar dicha opinión puede ser mediante un escrito (“escrito amicus” en stricto sensu), mediante un testimonio no solicitado, o mediante un informe de un experto en la materia. Sobre estos escritos, testimonios o informes (denominados todos “escritos amicus”, en lato sensu), la doctrina anglosajona ha identificado al menos cinco roles para utilizar dicha figura:[5]

  1. Para ampliar o complementar los principales argumentos fácticos y jurídicos presentados brevemente en el escrito de una de las partes, proporcionando claridad al juzgador de manera a como lo hace la prueba testimonial. También puede presentar datos que no consten en el expediente los cuales ayudarán al juzgador a resolver el asunto de manera más informada. En este tipo de escrito es incluso deseable presentar los hechos de manera diferente a como lo hagan las partes, así como presentar circunstancias que éstas no hayan presentado.
  2. Puede estar enfocado en un argumento legal alternativo al provisto por las partes. Esto es particularmente importante si una de las partes, a consideración del amicus, “no está poniendo su mejor esfuerzo en su defensa legal”, o bien cuando las partes no han invocado de manera correcta precedentes relevantes. Además, este estilo de escrito es apropiado para discutir puntos considerados demasiado particulares o extensos por las partes.
  3. Puede ser utilizado para hacer de conocimiento al juzgador sobre la amplia base de implicaciones legales, sociales y económicas que derivarán de determinado punto de la resolución, o bien sobre las consecuencias que la misma resolución podría acarrear para un determinado grupo que no comparece ante el juzgador. Esta es un rol importante, ya que provee de voz a aquellas personas que no son partes pero podrían ser afectadas por la resolución. Generalmente, este tipo de escritos provee información que no consta en el expediente, usualmente en la forma de información científica especializada, para reforzar posturas.
  4. Puede proporcionar información que permita al juzgador basar su decisión en un marco legal más amplio, comprensible y preciso. Una forma de hacer esto es usando el escrito para informar al juzgador de otros litigios pendientes que serán influenciados por el resultado del asunto que él resuelve, e informarlo de las diferencias entre estos litigios, lo que puede requerir el refinamiento del análisis jurídico. Este estilo de escrito también sirve para instar a la corte a regular sus decisiones, y a la vez proporcionar un análisis jurídico demostrando por qué se tomaría una mala decisión, y por consecuencia sería un mal precedente para futuros casos en situación similar. En segundo lugar, este tipo de escrito puede ofrecer una colección de referencias que merezcan una compilación judicial.
  5. Finalmente, es apropiado el uso de estos escritos para describir las complejidades de un campo especializado, como puede ser el relativo a la protección de los menores, ante el juzgador. A menudo, quien redacta un escrito amicus suele estar más familiarizado con el tema que las partes, y es importante para el juzgador tener acceso a esta experiencia. También hay casos en que el amicus curiae puede estar más en una mejor posición que cualquiera de las partes para defender el punto de vista de éstas.

Juan Francisco Reyes Robledo. Estudiante de 10o semestre de la licenciatura en derecho en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. Twitter: @jfreyes


[1] Amicus Curiae 2011. Encyclopædia Britannica Online. Disponible en: http://www.britannica.com/EBchecked/topic/20554/amicus-curiae Consultado el 28 de diciembre de 2011.

[2] Bazán, Victor, “Amicus curiae, transparencia del debate judicial y debido proceso”, Biblioteca Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Disponible en: http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/dconstla/cont/20041/pr/pr11.pdf y Saavedra, Yuria, “Amicus Curiae, ventajas de su aplicación en el sistema jurídico mexicano” en El Universal, 2 de noviembre de 2006. Disponible en: http://www.eluniversal.com.mx/nacion/144976.html

[3] Amicus Curiae. The Free Legal Dictionary. Consultado el 28 de Diciembre de 2011, en http://legal-dictionary.thefreedictionary.com/amicus+curiae y Federal Practice Manual for Legal Aid Attorneys, Alternatives and Complements to Litigation: Amicus Participation. Updated 2010. Disponible en http://federalpracticemanual.org/node/2#43

Te recomendamos:

Un comentario a “¿Qué es una opinión amicus curiae?”

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>